La Carpeta:
1 de 10
 
Mientras el académico y sin partido de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), Rogelio Ortega Martínez, tomaba protesta con la mano izquierda como gobernador interino en sustitución de Ángel Aguirre Rivero, un grupo de trabajadores del volante ocupaban puntos estratégicos afuera del Congreso local, ante la amenaza de que normalistas de Ayotzinapa y maestros de la CETEG se dirigían a tomarlo, pero pasaron de largo y se dirigieron al punto conocido como Parador del Márquez, donde mantienen un bloqueo total a la autopista Cuernavaca-Acapulco.
Staff
octubre 27, 2014, 7:22 am

Mientras el académico y sin partido de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), Rogelio Ortega Martínez, tomaba protesta con la mano izquierda como gobernador interino en sustitución de Ángel Aguirre Rivero, un grupo de trabajadores del volante ocupaban puntos estratégicos afuera del Congreso local, ante la amenaza de que normalistas de Ayotzinapa y maestros de la CETEG se dirigían a tomarlo, pero pasaron de largo y se dirigieron al punto conocido como Parador del Márquez, donde mantienen un bloqueo total a la autopista Cuernavaca-Acapulco.

Eran como las 10:00 horas cuando inició el movimiento de los choferes que pertenecen al Grupo de Elite, dirigido por Mario Torres Cerecero y Marco Antonio Oropeza Astudillo, que aglutina a unos cinco mil miembros que aparte estacionaron sus unidades sobre las calles que confluyen frente al recinto Legislativo y se comunicaban por celular con otros de sus compañeros acantonados en algún lugar de esta capital, a quienes les decían: "yo les llamo, hay que estar pendientes".

Mientras en el interior del Congreso local, a un mes de la desaparición de los 43 normalistas, se desarrollaba la toma de protesta del nuevo gobernador interino Rogelio Ortega, que ante diputados y diputadas locales, de las fracciones parlamentarias del PRI, PAN, PRD, PT, PVEM, PMC y el Panal, se comprometía a no criminalizar los movimientos sociales, a no perseguir a los luchadores sociales, liberar conforme a la ley a los presos políticos en Guerrero, y la presentación con vida de los 43 normalistas.

Artemio Gutiérrez Ramírez, uno de los organizadores de los choferes que llegaron a resguardar el Congreso local, dijo que "no somos un grupo de choque, estamos aquí para que las cosas salgan bien, no venimos a enfrentar a los normalistas y maestros, solo queremos que ya no haya violencia porque está afectando a nuestras familias porque no hay pasaje, pues la gente tiene miedo de salir a la calle".

Adentro del recinto Legislativo el nuevo gobernador interino, se comprometía a combatir a la delincuencia organizada que ha copado varios de los 81 ayuntamientos guerrerenses, "a los que llegan a chantajear y cohechar", por lo que aseguró que entre todos y todas las guerrerenses, saldrán triunfantes de esta crisis de violencia que vive Guerrero, para que no haya más gobernantes "como el que tuvimos en Iguala".

Y en esa cruzada contra la violencia hizo un llamado al presidente de México, Enrique Peña Nieto, para que apoye a Guerrero, para que entre todos, ciudadanos, ciudadanas, organizaciones sociales y religiosas, partidos políticos, "recuperemos el tejido social".

El coordinador del grupo de trabajadores del volante que estuvieron hasta que terminó el acto de toma de protesta del nuevo gobernador interino, expresó: "no estamos aquí para enfrentarlos, no estamos en contra de ellos, porque queramos a no, también somos pueblo, y a transportistas de todo el estado, también nos duele la desaparición de éstos jóvenes, porque también somos padres y nos ponemos en el papel de sus padres".

Dijo que ellos igualmente demandan la presentación con vida de los 43 normalistas, por la no violencia, la paz y la armonía entre todos los guerrerenses, y su presencia también la justificaron porque apoyan al nuevo gobernador interino, porque esperan que calme los ánimos, "porque sabemos que tiene origen estudiantil y cercanía con los normalistas de Ayotzinapa, y el director de esa escuela José Luis Hernández Rivera, por eso se esperan buenos resultados para el gremio estudiantil.

De hecho, Rogelio Ortega Martínez participó en la marcha-peregrinación del viernes pasado y durante todo el trayecto, desde Ayotzinapa a la capital, junto a su esposa Rosa Isela Ojeda.

Los trabajadores del volante se reagruparon al término de la sesión Legislativa que ungió a Rogelio Ortega Martínez, ex dirigente de la Federación Estudiantil Universitaria Guerrerense (FEUG) de la UAG, lo mismo que Armando Chavarría Barrera, dos veces candidato a rector de la máxima casa de estudios guerrerense, investigador por la UAG, y antes de asumir el cargo de gobernante guerrerense, fungía como secretario general académico de la máxima casa de estudios, y se retiraron sin que los normalistas arribaran al lugar a tomar el recinto Legislativo.

// El Universal
LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web