La Carpeta:
1 de 10
 
Agobiado por la falta de recursos, si Peña Nieto dice “brinca”, el Bronco lo hace, así sea en el tema de Monterrey VI que el gobernador revivió, así sea con el asunto del mando único, al cual Rodríguez Calderón se opuso saliendo de su cita con el presidente y, pocos días después, lo aceptó sin remilgos.
Jose Jaime Ruiz
enero 21, 2016, 7:12 am

jjr-tubosenero2016

El desencanto por el ya no tan nuevo gobierno de Jaime Rodríguez Calderón no sólo es un asunto emocional (las esperanzas abatidas), también es un problema ético y de derecho a la ciudadanía. En lo que va del sexenio, el Bronco le cumple más al presidente Enrique Peña Nieto que a los nuevoleoneses.

Agobiado por la falta de recursos, si Peña Nieto dice “brinca”, el Bronco lo hace, así sea en el tema de Monterrey VI que el gobernador revivió, así sea con el asunto del mando único, al cual Rodríguez Calderón se opuso saliendo de su cita con el presidente y, pocos días después, lo aceptó sin remilgos.

El asunto ya no se circunscribe al desencanto ciudadano por un gobierno que prometió mucho y poco ha hecho de esas promesas: sigue pendiente el castigo a los corruptos del sexenio pasado, sigue pendiente el transporte público gratis para clases vulnerables económicamente y por edad, sigue pendiente que el gobierno vea por los ciudadanos y no por sí mismo, sigue pendiente la revocación de mandato. Cuando se trata de defender su gobierno, el Bronco es muy sensible; insensible cuando se trata de defender a los ciudadanos en materia impositiva o en materia de seguridad.

En efecto, en tiempos del Bronco los ciudadanos padecen mayor inseguridad que en los últimos tiempos de Rodrigo Medina de la Cruz. Los ejecutados se le pueden atribuir a la lucha entre los cárteles de la droga, no así los robos de autos, de casas habitación y, lo que ya raya en la ineficiencia, los robos en el transporte público.

Los problemas de la deuda, del Metro, de Monterrey VI, de KIA… son problemas heredados de la anterior administración, no así la inseguridad. El Bronco se ha “desciudadanizado” y los nuevoleoneses padecen estos conscientes descuidos. Y mientras tanto, el gobernador sigue apagando infiernitos con los diputados y acosándolos, como a Marco González, a través de la Secretaría de Salud para clausurar El Pollo Loco… pero a Bernardo Castillón Gómez, dueño de Supers Saladas y el Cabo Grill, además de compadrísimo de Rodrigo Medina y beneficiario multimillonario de terrenos, no lo toca ni con el pétalo de la Secretaría de Salud, no se diga de la Procuraduría.

Hasta ahora, el Bronco es más cercano a Peña Nieto y, de rebote, a Rodrigo Medina, y cada vez más alejado de sus electores.

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web