La Carpeta:
1 de 10
 
Un moñito rojo resalta en la escena. Ojos negros y mirada fija frente a un celular. Es una niña de seis años. Se escuchan jadeos de miedo y risas de nervios y desesperación. No hay un temblor, tampoco es un simulacro. Es la escuela 5 de mayo y los niños de primer año se refugian como pueden en el piso durante una balacera que ocurre afuera del plantel.
Staff
enero 12, 2016, 6:54 am

focorojotierracaliente-int

Un moñito rojo resalta en la escena. Ojos negros y mirada fija frente a un celular. Es una niña de seis años. Se escuchan jadeos de miedo y risas de nervios y desesperación. No hay un temblor, tampoco es un simulacro. Es la escuela 5 de mayo y los niños de primer año se refugian como pueden en el piso durante una balacera que ocurre afuera del plantel.

¡Shhhh, cállense!, les indica la maestra a unos 15 niños que visten pants diminutos, en su día deportivo.

La estancia luce fresca: pintura verde agua en las paredes, con cartulinas de partes del cuerpo humano; butacas pequeñas color naranja, piso rústico y un ventanal típico de la región de la Tierra Caliente, donde está Las Juntas, en Ajuchitlán del Progreso, un municipio de Tierra Caliente considerado peligroso por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), pues la disputa de La Familia Michoacana y Guerreros Unidos ha pegado en el eslabón más vulnerable de la sociedad: los niños.

El video que dura dos minutos y fue reproducido por el reportero local Cecilio Pineda da cuenta del momento de nervios, cerca de las 8:30 horas de una balacera que dejó un muerto, un campesino que pasaba por allí.

Desde hace un par de años, cuentan habitantes de la región, la violencia ha pegado a comunidades de San Miguel Totolapan y Ajuchitlán del Progreso, en mayor grado que en los siete municipios de la región. En comunidades como Santana del Águila, Las Juntas y Las Tinajas han ocurrido levantamientos masivos.

La mañana del viernes los niños se agacharon al piso. Su maestra les gritaba:

¡Qué te metas!, ¡Esa gente no se fija, ¿verdad?!, ¡Profe, agáchese!, dice la maestra mientras se escuchan fuertes las ráfagas de la balacera que duró media hora según Seguridad Pública.

Tras escuchar el estruendo, los niños pequeños reaccionan distinto: la mayoría suelta risitas nerviosas, una niña, se aprecia en la cinta, comienza a temblar, mientras pasa el sonido crujiente de las armas de alto poder.

¿Ustedes creen que esto es un juego?, inquiere el director quien decide refugiarse en el salón, justo de los más pequeños para acompañar a la maestra, una de las cinco que atienden la escuela y que no tiene clases regulares, debido a esos episodios de violencia.

¡Cállense hijos!, ¡Ya les dije que se callen!, les repite a los niños la maestra, con un tono nervioso.

La gente de esa región del estado cuenta que en comunidades como Las Juntas viven apenas 60 personas, que se han quedado porque tienen tierras o porque no tienen otra opción, como Pedro Calderón Padilla de 65 años, quien iba pasando al momento de la balacera afuera de la escuela y murió horas después en una clínica particular del municipio de Arcelia.

El año pasado, según cálculos de la SSP hubo 10 asesinatos en diciembre tan sólo en Ajuchitlán del Progreso y San Miguel Totolapan.

Fueron 17 los levantados en Tierra Caliente

El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, confirmó la ejecución de tres personas y el levantamiento de 17 personas más en las inmediaciones de la comunidad de El Salitre, municipio de Arcelia, en la Tierra Caliente, la noche del sábado pasado y dio a conocer que corporaciones policiacas y militares los buscan por aire y tierra.

Entrevistado vía telefónica, el gobernante guerrerense dio a conocer que por ese mismo medio el alcalde de Arcelia, Adolfo Torales Catalán, le informó que fueron 17, y no diez, como se informó en la víspera, las personas que fueron secuestradas por un grupo de presuntos sicarios del crimen organizado, los cuales interceptaron a un convoy que se dirigía a la población de La Palma, en el municipio de Arcelia.

Informó que a raíz de una denuncia interpuesta ante el Ministerio Público del Fueron Común (MPFC) de Arcelia, cabecera municipal del ayuntamiento del mismo nombre, por parte de los familiares de los desaparecidos, se inició de inmediato un operativo compuesto por militares y corporaciones policiacas, donde están incluidos dos helicópteros de la PGR, para buscarlos y rescatarlos.

El Ejecutivo estatal detalló que el operativo durará el tiempo que sea necesario hasta encontrar a las ahora 17 personas que fueron reportadas como secuestradas, conforme al nuevo informe sobre el hecho, y que le fue confirmado por el alcalde de Arcelia, pues en un principio la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) había manejado que eran diez los ciudadanos que habían sido levantados.

Astudillo Flores puntualizó que las 17 personas que se encuentran desaparecidas fueron interceptadas junto con otras más que en caravana de vehículos se dirigían a una fiesta a la comunidad de La Palma. De acuerdo con diversas versiones al parecer se dirigían a una boda.

Indicó que para garantizar la seguridad de los ciudadanos en Guerrero se sigue trabajando en la conformación de un proyecto para crear el Mando Único, en esta entidad, para lo cual se consultará a los 81 presidentes municipales, pero mientras se consolida ese proyecto, esa responsabilidad la están realizando marinos, soldados, policías estatales y federales, como en el caso de la búsqueda de las 17 personas desaparecidas.

Ingresan de forma violenta a secundaria. A sólo dos días de la desaparición de 17 personas en Arcelia, este lunes un grupo armado secuestró de manera violenta al director y cuatro maestros de la Escuela Secundaria Técnica 114, de la comunidad de Santa Ana del Aguilar, del municipio de San Miguel Totolapan, también de la región de la Tierra Caliente.

De acuerdo con varios testigos, la acción violenta la efectuaron hombres vestidos de militares y de negro, que portaban rifles AK-47.

Los individuos ingresaron violentamente al plantel de donde sacaron por la fuerza al maestro Joaquín “N”, de 43 años de edad, quien es el director de la secundaria, y a sus colaboradores de nombres José María “N”, de 33 años; Martín “N”, de 33 años; María Guadalupe, de 42 años, y Javier “N”, de 32 años.

Posterior al levantamiento del director de la secundaria y los cuatro profesores, elementos de las fuerzas armadas iniciaron la persecución de los presuntos militares, que se presume se dirigieron hacia un cerro denominado El Gallo, ubicado en San Miguel Tecomatlán. Sin embargo, hasta las 21:30 horas de este lunes no se había informado si ya rescataron a las víctimas, de la misma manera que de las 17 personas levantadas en el municipio aledaño de Arcelia.

 // El Universal