Samuel García presentó una iniciativa para que los funcionarios públicos que participen, en alguna actividad irregular, no vuelvan a ocupar un cargo público.  “Mi iniciativa de “Muerte Civil” a corruptos previene que algún funcionario o servidor público pueda desempeñar algún cargo público después de haber participado en un acto de corrupción”.

El también dirigente de Movimiento Ciudadano en Nuevo León, explicó que a través de esta iniciativa se inhabilitará de por vida al servidor público, ya que sólo basta que sea una falta mínima para que nunca se vuelva a contender por un cargo.

“Son pocos los casos penales. En México de 600 casos penales solamente el dos por ciento llega a la cárcel. Pero sí hay muchos que sí se sancionan de manera administrativa. Es una figura que ya muchos años ha sido debatida si pudiera ser o no incorporada a nuestro marco jurídico, y creemos que hemos encontrado el cómo sí”.

En la exposición de motivos destaca que es la muerte para funcionarios públicos que hayan cometido corrupción sin importar el monto y sin importar si van o no a la cárcel: “Basta con que haya una resolución administrativa o penal de que hayan caído en cualquier hecho o acto de corrupción para que se les inhabilite de por vida”.