Glenn Close está entre las artistas más consumadas que nunca han ganado un Oscar, sin embargo, podría finalmente recibirlo por ‘The Wife’, película en la que, irónicamente, interpreta a la esposa (de un aclamado escritor interpretado por Jonathan Pryce) que ha sido por años pasada por alto.

La actriz de 71 años, ha emergido como la favorita al Oscar a la mejor actriz luego que los rumores iniciales favorecieran a Lady Gaga por ‘A Star is Born’.

Puede que ”The Wife’ sea una película independiente modesta (facturó solo 9 millones en taquilla, y se sigue exhibiendo a seis meses de su estreno), pero este finalmente se siente como un momento hecho a la medida para Close, la actriz viva más nominada que nunca ha ganado un Premio de la Academia.

“Significaría mucho pero no quisiera que fuera un Oscar por lástima porque he sido actriz durante 45 años”, dice Close, cuyos honores previos incluyen tres Tony, tres Emmy y tres Globos de Oro. He decidido que si pierdo, miraré a la cámara y diré: Estoy bien”, dice con una sonrisa.

Y lo está. Mucho más que bien, de hecho. Hacer ‘The Wife’ ha sido su propio ejercicio catártico de empoderamiento.

“Me ha tomado mucho tiempo retomar el control de mi propia vida. Cuando hice ‘The Wife’, estuve en control de mi propia vida probablemente por primera vez”, dice.

“Sentí que tenía nuevas alas. O quizás que mis alas finalmente se desarrollaron”, comentó.