Guillermo García Alcocer, actual titular de la Comisión Reguladora de Energía, ya había informado que dos de sus familiares sí trabajaban en empresas relacionadas con el mercado energético. Guillermo Ignacio García Alcocer fue nombrado Comisionado Presidente de la CRE por el Senado de la República el 28 de abril de 2016. Apenas un mes antes de asumir el cargo, la empresa en la que trabajaba uno de ellos obtuvo un permiso del órgano regulador.

En la Declaración de Interés presentada el 1 de junio de 2016 como Comisionado Presidente manifestó que su cuñado Mario Barreiro Castellanos trabajaba desde abril de 2015 en la danesa Vestas, dedicada a la fabricación, venta y mantenimiento de tecnología eólica para generar electricidad. Dicha empresa, declaró, “no está regulada por la CRE” y que forma parte de la Asociación Mexicana de Energía Eólica.

Otro familiar, Santiago García Castellanos, primo hermano de su esposa, se desempeñó como Director General de Santa Fe Natural Gas filial de Fermaca, empresa que sí obtuvo de la CRE el permiso G713687/TRA/2016 el 10 de marzo de 2016.

“En alcance a la Declaración de Interés publicada el 1 de junio de 2016, manifiesto que a partir del 19 de agosto tengo conocimiento que el Sr. Santiago García Castellanos, pariente en afinidad en cuarto grado -primo hermano de mi conyugue (sic)-, tiene el cargo de Director General de la empresa Santa Fe Natural Gas”, declaró el 25 de agosto de 2016, apenas unos meses después de su primera declaración de interés.

La mañana de este 15 de febrero, el presidente Andrés Manuel López Obrador arremetió contra el comisionado por las críticas a la terna enviada para la designación de quien lo habrá de sustituir, acusando que García Alcocer sí tenía conflictos de interés.

Foto propiedad de: Galo Cañas / Cuartoscuro