La firma italiana Gucci inauguró hoy el calendario de los grandes desfiles en la Semana de la Moda femenina de Milán con una colección de colores muy vivos, con mezcla de estampados y de tejidos, y en la que los modelos lucieron máscaras que ocultaban sus rostros. 

El diseñador Alessandro Michele, director creativo de esta firma de lujo, se inspiró en la máxima de que toda persona quiere ocultar algo al resto y por ello muchas veces la ropa se convierte en la máscara de cada uno, que muestra lo que las personas quieren reflejar y oculta sus miedos. 

Así lo explicó a los medios en Milán después de sorprender a los asistentes a este escaparate de tendencias lombardo con una colección muy masculina para mujer para el próximo otoño/invierno. 

Trajes anchos de chaqueta y pantalón, de rayas y estampados geométricos, se alternaron con jerséis de rombos y de rayas anchas, y pantalones de pata de elefante que se deslizan dentro de las sandalias. 

El verde fue uno de los colores más vistos en este conjunto de prendas y se vio en vestidos largos, vaporosos y de estilo “boho”, en gabardinas largas y masculinas y en medias de encaje. 

Gucci también jugó con la superposición de prendas en conjuntos en los que un largo vestido, sin mangas y de encaje blanco se lució encima de blusas de mangas anchas y pantalones de pinzas muy anchos.

La mezcla de estampados fue otra máxima y se pudo ver en chaquetas de estampado de pañuelo con jerséis de rombos, abrigos de rayas y estampado de leopardo, o abrigos de flores con bolsillos de cuadros. 

Como calzado, Michele apostó por las botas altas de piel, los botines negros, los mocasines rojos y los zapatos de tacón y acabados en punta, pero también zapatillas deportivas con suela ancha y sandalias planas. 

Este miércoles también desfiló la firma italiana Alberta Ferretti, que optó por una colección centrada en los tonos grises, negros y blanco crudo. 

Los jerséis con numerosos volantes se vistieron sobre pantalones de traje en tonos blancos y también se pudieron ver camisas negras de terciopelo y petos grises. 

Los vestidos metalizados de grandes hombreras y minifaldas, los vestidos con transparencias y volantes en los hombros, y los pantalones de cuero compartieron protagonismo con las gabardinas largas, los chalecos de pelo y los vestidos largos, con escotes pronunciados. 

Una colección sobria en la que los pendientes y los collares grandes y en tonos metalizados fueron los elegidos para romper los conjuntos sencillos y captar la atención de los presentes en esta pasarela milanesa. 

La Semana de la Moda de Milán continuará mañana con los desfiles de Max Mara Emporio Armani, Fendi, Prada y Moschino.