Andrés Manuel López Obrador inauguró este miércoles el Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en el Parque Fundidora de Monterrey, Nuevo León. Después dio un recorrido por el Salón donde estuvo presente la titular de la Comisión Nacional del Deporte, Ana Gabriela Guevara, quien será representante del presidente como Embajador Mundial del beisbol, cargo otorgado por la Confederación Mundial de Béisbol y Softbol (WBSC, por sus siglas en inglés), Riccardo Fraccari.

El mandatario también canceló el timbre postal alusivo a este deporte, y reiteró su apoyo al “rey de los deportes”, para el que se construirán escuelas para la preparación de deportistas.

Sin embargo, al hacer unas pruebas después del evento de prensa, López Obrador no mostró sus lentes de sol, sino otros con armazón delgado y cristal transparente.

La ceremonia la presidió acompañado del jefe de Presidencia, Alfonso Romo; el alcalde de Monterrey, Adrián de la Garza; el gobernador, Jaime Rodríguez Calderón y el presidente del Salón de la Fama, Alfredo Harp Helú.

Durante la presentación, López Obrador contó cuando fue prospecto para las Grandes Ligas y del porqué le quedó “chueco” el meñique derecho.