Por Federico Arreola

El Grupo Fracaso

En El Financiero, diario propiedad de Manuel Arroyo, Juan Ignacio Zavala critica hoy lunes al grupo de “contrapesos” al presidente López Obrador que encabeza el gobernador de Chihuahua, Javier Corral.

Según el cuñado de Felpe Calderón —Nacho Zavala es hermano de Margarita— el grupo de Corral se llama “Fracaso”. Tiene razón, el chihuahuense arrancó mal su precampaña presidencial para las elecciones del 2024.

El partido de Margarita y Felipe

Nacho informa también en su columna de El Financiero que no participará en el partido que buscan fundar Felipe Calderón y Margarita Zavala. Qué bien: uno menos entre tantos que han perjudicado la imagen de Margarita, que es en mi opinión la figura más limpia de la derecha mexicana. Si Calderón también se aleja del partido a punto de nacer, la señora Zavala podrá realmente crecer.

Sobrevivir al Peje

Si Juan Ignacio no va al partido de Margarita y Felipe, si no apoya al Grupo Fracaso de Corral, ¿qué va a hacer? Respuesta: periodismo militante.

Anuncia al final de su columna en El Financiero:

“La política en México, la manera de hacerla, de comunicarla, está cambiando y ya no es el momento de viejas recetas para situaciones nuevas”.

√ “Creo que es mejor ver los frutos espontáneos de la oposición a AMLO en diversas plataformas, que estar viendo a la misma gente de siempre haciendo las cosas de siempre”.

“Por lo pronto, seguiré desde esta y otras trincheras señalando las desmesuras de este gobierno y aportando mis comentarios sobre la vida pública”.

“Hoy comienzo este esfuerzo en: sobrevivientes.mx. Dense una vuelta”.

De El Sendero del Peje a El Sendero del Anti Peje

Cuando un grupo político o ideológico está en crisis o ha sufrido un gran atropello, lo mejor que pueden hacer sus integrantes, además de organizarse, es observar y apoyar los proyectos mediáticos que surgen espontáneamente, esto es, como iniciativa de los simpatizantes o militantes de abajo.

En los tiempos del desafuero de AMLO, el internet mexicano se llenó de numerosos blogs que apoyaban al dirigente tabasqueño. Recuerdo dos, Radio AMLO y El Sendero del Peje, pero había muchos más: llegué a contar cuarenta.

No eran sitios diseñados o financiados por personas conocidas de la política o los medios. Eran, sin duda, nada más esfuerzos de simpatizantes anónimos y sin recursos de López Obrador.

El Sendero del Peje —que después dio origen a una empresa, SDP Noticias— fue la creación de Toliro, Beam, Renegado Legítimo, Morfo, Masiosare, Pomponio…

Cuando arrancó el proceso electoral presidencial de 2006 ni Andrés Manuel ni nadie de su equipo tenía la menor idea de la existencia de tales blogueros.

Que El Sendero del Peje años después de su nacimiento se convirtiera en una empresa, la que edita SDP Noticias, es otra historia. El hecho es que nació sin recursos, solo de las ganas que algunas personas tenían de apoyar a Andrés Manuel.

Nacho Zavala diagnostica correctamente la actual situación de la oposición en México: cambiaron las reglas y, por lo tanto, lo mejor que puede hacerse es estar al pendiente de “los frutos espontáneos de la oposición a AMLO en diversas plataformas”.

El problema de Juan Ignacio, un tipo al que he aprendido a respetar y apreciar, es que el primer “fruto espontáneo” que se encuentra y que le parece digno de apoyo es uno que él mismo ha fundado, evidentemente diseñado con recursos más o menos amplios, es decir, que ningún internauta del montón tendría para invertirlos.

No es un mal sitio el de sobrevivientes.mx, hasta podría con el paso del tiempo llegar a ser un medio de comunicación competitivo.

Su problema fundamental es que busca “sobrevivir al Peje” —de eso trata la nueva plataforma— desde la tradicional oposición de derecha sin aportar nada original.

La verdad de las cosas es que, con diferencias intelectuales y éticas evidentes —Nacho es más inteligente y juega más limpio que Corral—, el cuñado de Calderón está haciendo prácticamente lo mismo que el gobernador de Chihuahua: jugar a que son ciudadanos nuevos, cuando todos sabemos que ellos de plano están en la categoría de los cartuchos más que quemados.

Los hechos en la historia, dijo Marx, se repiten dos veces: la primera vez como tragedia; la segunda, como farsa.

No fue una tragedia el nacimiento de El Sendero del Peje: fue, sí, el producto de un esfuerzo absolutamente espontáneo de ciudadanos indignados.

En cambio, el Sobrevivientes —“para sobrevivir al Peje”—, lo digo con respeto y cariño para Nacho Zavala, me parece de arranque una vacilada.