Rumor sobre Petróleos Mexicanos

La columna Templo Mayor del diario dirigido en lo editorial por el ultraderechista confeso Juan Pardinas anuncia hoy que;

Habrá relevo en Pemex. “Los cercanos al presidente Andrés Manuel López Obrador dicen que antes de que florezcan las jacarandas podría haber relevo… ¡en Pemex!”

Se va Octavio y llega Lázaro. “Al parecer el agrónomo Octavio Romero sólo logró abonar a la mala imagen de la petrolera a nivel internacional, por lo que sería sustituido —¡agárrense!— por el tocayo de quien nacionalizó el petróleo: Lázaro Cárdenas. (Ya saben qué preguntar en la mañanera de hoy)”.

Las jacarandas florecen en primavera y en otoño. Si la grilla de Reforma es cierta, en muy poco tiempo —el próximo mes, marzo— Octavio dejará la dirección de Pemex.

¿Eso es verdad? No tengo la menor idea. Me sorprendería que Andrés Manuel le perdiera de esa manera la confianza al señor Romero.

Supongo que algún reportero tomará la línea de Reforma y preguntará al presidente López Obrador en la mañanera de hoy martes. Veremos si se trata de un chisme barato o si, esta vez, verdaderamente hicieron la tarea los redactores del diario propiedad de la familia Junco.

Contra Ernesto

Otro comentario de Templo Mayor me parece todavía más pinche:

INAI. “Esta semana inician las comparecencias para ocupar una vacante en el INAI y entre los aspirantes está Ernesto Villanueva, quien cumple cabalmente con el requisito de tener una larga trayectoria… pero de conflictos”.

√ Calumnias. “En su carrera como académico es recordado más por sus pleitos, acusaciones y litigios que por sus obras publicadas. Con eso de que en este gobierno hay quienes quisieran reventar al INAI, a lo mejor por eso lo andan candidateando”.

Es calumnioso lo que se dice de Ernesto. Seguramente lo detesta alguien cercano a la dirección editorial de Reforma, pero lo cierto es que si hay un académico con conocimiento, obra publicada y reconocida honestidad como para ir al ITAM es el señor Villanueva.

Utilizar los espacios periodísticos para lastimar prestigios es el peor vicio de la prensa mexicana. Si hubiera honestidad intelectual en Reforma, sus editores deberían disculparse con Ernesto Villanueva, un jurista de primer nivel.

Manuel González

El secretario de Gobierno de Nuevo León, Manuel González, todos los días —sin excepción— a las cinco de la mañana manda el mismo mensaje dos veces repetido: el de una frase sabia y graciosa.

Hoy dijo: “Dicen que Dios da las batallas más difíciles a sus mejores soldados. Yo creo que a mí me confundió con Rambo”.

Ayer el mensaje era: “Al que madruga, nadie le hace el desayuno”.

¿Ante quién me quejo en el gobierno de Nuevo León? ¿En la oficina de Jaime El Bronco Rodríguez? ¿En la fiscalía? ¿En la oficina de derechos humanos?

Aunque los mensajes de Manuel González podrían ser útiles como despertador, me molestan, además de que no los necesito. Sin ayuda de ningún tipo me despierto cada día a las cuatro de la mañana.

No me genera problemas recibir mensajes a las 5 AM. Me quejo nada más porque no me gustan las frases cursis y nada chistosas que envía el secretario de Gobierno. Le exijo que deje de hacerlo o bien que trabaje un poco más y elija mejores expresiones. Porque leer tan temprano cosas como “al que madruga, nadie le hace el desayuno” o “entre el orgullo y la humildad hay un lugar hermoso llamado sinceridad”, eso de plano no lo soporto.