La Fiscalía General del Estado de Morelos confirmó el extravío de una cartulina con amenazas hacia el activista Samir Flores, quien se oponía a la construcción de la termoeléctrica de Huexca. El mensaje había sido la base de la teoría del fiscal Uriel Carmona, el pasado 20 de febrero, para suponer que el homicidio del activista estaría vinculado con el crimen organizado.

Carmona detalló que la evidencia provino de un agente de la Comisión Estatal de Seguridad y que la escena del crimen se mantuvo bajo resguardo en todo momento, pero desconocen quién tomó la cartulina porque los peritos de la FGE no recibieron la “físicamente”.

El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua exige a las autoridades descartar que el crimen se vincule al crimen organizado y en su lugar, asuma la calidad de Flores como defensor y periodista.

“¿El narcotráfico qué ajuste de cuentas tenía que realizar con Samir?”, destacó el Frente de Pueblos.

De acuerdo con el fiscal, la cartulina fue fotografiada por un agente y geolocalizada mediante un aparato celular, pero presume que la familia de Samir Flores retuvo la cartulina, sin embargo, familia y amigos del defensor advirtieron que la cartulina no fue vista por nadie y muchos menos, tomada del lugar.

Foto propiedad de: Mario Jasso / Cuartoscuro