Desde hace más de una década Salma Hayek sorprendió cuando dio a conocer que se casaría con François Henri-Pinault, uno de los hombres más ricos de Francia, dueño de Kering, un emporio de tiendas encargadas de comercializar marcas de lujo en cerca de 120 países en el mundo.

Sin embargo, no todo ha sido miel sobre hojuelas en el matrimonio de la mexicana, recientemente y por primera vez habló sobre la discriminación que ha sufrido a raíz de su matrimonio.

Durante una entrevista para la revista ‘Town & Country’, donde Salma aparece en portada habló de su nueva película ‘The Hummingbird Project’, en la que comparte créditos con Alexander Skarsgârd, Jesse Eisenberg, Sarah Goldberg, entre otros actores y aprovechó para hablar de su vida personal, sobre todo su matrimonio.

“Mucha gente está muy sorprendida de que me haya casado con quien me casé. Y algunas personas están incluso intimidadas ahora por mí. Pero es otra forma de mostrar el racismo. No pueden creer que ésta mexicana terminó en la vida que tiene, y se sienten incómodas a mi alrededor”, aseguró la cadena. 

Según el portal de noticias ‘Vanguardia’ la fortuna de Francois Henri-Pinault se estimada en 30 mil 500 millones de euros y su empresa comercializa con marcas de lujo como Gucci, Yves Saint-Laurent, Balenciaga, Bottega Veneta, entre otras. Por si eso fuera poco, el empresario también es heredero de uno de los hombres más ricos de Francia.

En cuanto a su relación con el padre de su hija Valentina Paloma de 11 años, asegura que tiene al mejor esposo del mundo y reveló algunos detalles de su convivencia con él, incluso abrió un poco su corazón sobre cómo se conocieron.

“Es el mejor esposo del mundo. Soy yo misma con él, y no siento que alguien intente limitarme. No te voy a decir cómo nos conocimos. Es una historia romántica, increíble, pero es mía. No quiero extenderla convirtiéndola en una historia para hacerme interesante”, aseguró.

Además, Salma reveló durante la entrevista que el año pasado renovaron sus votos en durante sus vacaciones de verano. A la ceremonia asistieron los hijos mayores del empresario François Pinault, Mathilde Pinault y su hija en común Valentina Paloma.