El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, sufrió este jueves un nuevo desdén internacional, luego que al momento de su participación en la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas, representantes de varios países europeos y americanos abandonaron la sala.

En esta acción de rechazo al canciller venezolano se unieron los representantes de Estados Unidos, Francia, Rumania y varios países latinoamericanos que integran el Grupo de Lima, creado en 2017 para buscar soluciones a la crisis en Venezuela. Los diplomáticos abandonaron la sala cuando en la Comisión de Estupefacientes fue anunciada la intervención de Arreaza.

El 27 de febrero pasado, unos 20 países boicotearon el discurso de Arreaza en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra, al salir de la sala apenas entró el canciller venezolano.

Venezuela enfrenta una crisis política que se agravó luego que el 23 de enero pasado el jefe de la Asamblea Nacional, de oposición, Juan Guaidó, se juramentó como presidente encargado del país al desconocer las votaciones de mayo de 2018 en las que Nicolás Maduro fue reelecto como mandatario.

La comunidad internacional se dividió unos 50 países reconocieron a Guidó como “presidente interino” de Venezuela, y otros respaldaron a Maduro, mientras que ottos se pronunciaron por un diálogo político.

La Comisión de Estupefacientes es la cita anual en Viena de todos los Estados miembros de la ONU para discutir y tomar decisiones sobre una amplia gama de temas relacionados con el sistema mundial de control de drogas.