Este domingo, el portal de Aristegui Noticias publicó un minucioso y documentado testimonio que reforzaría la certeza de que en verdad existió una bien montada campaña de desprestigio contra Andrés Manuel López Obrador, comandada por Enrique Krauze y Fernando García Ramírez, y patrocinada sin mesura por los empresarios, citando al Grupo Coppel y el dueño de Cinépolis, Alejandro Ramírez.

En tanto que Eje Central, en una investigación sobre este mismo tema (Operación Berlín: conjura antiAMLO, 14/03/2019) y con conclusiones similares, protege, legítimamente, a su informante con un seudónimo (“Miguel Ángel”), ahora el testimonio tiene rostro: se trata de Ricardo Sevilla Gutiérrez, un intelectual perfectamente visible y reconocido, quien afirma haber sido reclutado por el propio Enrique Krauze desde el año 2016.

“En octubre de 2016 fui reclutado por Enrique Krauze, director de Letras Libres y pagado por Coppel, a través de la A.C. Colección Isabel y Agustín Coppel”.

“Mi tarea principal consistía en elaborar materiales –que tenían una forzada careta periodística– para atacar la imagen del político tabasqueño. El rigor era mínimo. Se trataba, en el peor de los casos, de hacerlo parecer zafio, intolerante y, sobre todo, como un dictador”.

En más de una publicación que aborda este escándalo, se ha mencionado un local en la calle de Berlín, en Coyoacán, aunque los indiciados en cada caso han rechazado reconocer ese centro de operaciones y, por supuesto, las actividades que ahí se realizaban.

En este caso Ricardo Sevilla confirma el sitio y lo que ahí se realizaba, y confirma a Fernando García Ramírez como operador clave y enlace jerárquico con los que llama “patrocinadores”.

“Nuestra oficina estaba ubicada en la calle de Berlín, número 245, en la colonia Del Carmen, alcaldía de Coyoacán. No obstante, también llegamos a reunirnos en las oficinas de la revista Letras Libres. Fernando García Ramírez, quien fuera subdirector de esa revista y actualmente escribe y forma parte de su consejo editorial (aunque lo ha negado sistemáticamente), nos citaba ahí. Los tópicos eran mínimos y forzados. Una y otra vez se intentaba vincular a AMLO con las dictaduras latinoamericanas. Fidel Castro, Hugo Chávez y Nicolás Maduro, eran los caballitos de batalla que se nos pedía agotar”.

Sevilla concluye su testimonio revelando su ruptura con ese grupo luego de la aparición del reportaje Operación Berlín. Asegura que ante el reclamo de García Ramírez, prefirió ya no seguirle el juego.

“Con un vulgar tono paternalista –y buscando que yo le respondiera con un mensaje arrebatado para tener elementos para descalificarme ulteriormente– intentaba saber hasta dónde llegaría. La respuesta que entonces no quise darle, se la ofrezco ahora, simple, llana, frontal: hasta que la opinión pública sepa toda la verdad sobre el mezquino negocio intelectual que, desde hace ya muchos sexenios, este historiador ha montado con ayuda de sus amigos, los empresarios”.

Foto: cortesía

VER:

https://m.aristeguinoticias.com/1703/mexico/krauze-opero-contra-amlo-testimonio-sobre-la-insidia/?fbclid=IwAR346UlpsCk3yRflOMq7h4PGR_fCRmViHZWNwo2gap_UkSIDAP34O9nfGJM