A nombre del gobierno federal, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ofreció una disculpa pública a la familia de los estudiantes Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo asesinados hace nueve años por el Ejército.

En el Tecnológico de Monterrey en dicha capital, Sánchez Cordero recordó que los estudiantes de excelencia fueron confundidos con narcotraficantes y asesinados por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, quienes, al darse cuenta del error, les sembraron armas.

“Señora Rosa Elvia Mercado Alonso, señor Lorenzo Joel Medina Salazar, señora Aidé Verdugo Villalobos y señor Aurelio Javier Arredondo Rodríguez, a nombre del estado mexicano les ofrezco una disculpa pública por la violación a sus derechos en el marco excesivo de la fuerza por el que fueron privados de la vida sus hijos Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo por los elementos del Ejército mexicano”.

Sánchez Cordero añadió que la disculpa también es por el daño a la imagen, al honor y la buena fama de los jóvenes, quienes fueron acusados de ser sicarios. La titular de Segob reconoció a los padres de ambos jóvenes la lucha que han emprendido desde hace nueve años y aseguró que este gobierno trabajará para darles justicia y evitar que se repitan casos como este.

“Redoblamos esfuerzos para que se capacite a los elementos de nuestras Fuerzas Armadas en materia de derechos humanos, trabajaremos para que se garantice el acceso a la justicia a todos las y los ciudadanos y para que las víctimas del delito reciban un trato respetuoso y un trato digno”.

En la disculpa pública también estuvo presente el titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez; el subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población, Alejandro Encinas; el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez “El Bronco; y el comisionado Ejecutivo de Atención a Víctimas, Sergio Jaime Rochín del Rincón.

El 12 de marzo de 2010 Jorge y Javier salían del Campus Monterrey del Tec después de hacer labores escolares, cuando elementos del Ejército los mataron al ser confundidos con miembros del crimen organizado.

Foto propiedad de: @TecdeMonterrey