La imagen pública de Sam Smith ha ido estrechamente ligada a su relación con su propio cuerpo y, en concreto, a sus problemas de sobrepeso. En los últimos tiempos el cantante se ha esforzado por aprender a respetar y querer su cuerpo, lo que se ha traducido en una silueta considerablemente más delgada e indirectamente en una actitud más desenfada a la hora de vestir.

En su cuenta de Instagram se atreve a posar ahora sin camiseta, con tacones y una falda de volantes o mostrando su bonita manicura rojo carmesí. Esa dualidad es algo que siempre estuvo presente en él, pero que no terminó de aceptar hasta más recientemente, cuando aumentó la seguridad en sí mismo.

“En realidad no te identificas con un género u otro. Sencillamente eres tú mismo… tu propia creación única y especial. Al menos así es como lo veo yo. No soy masculino ni femenino. Creo que me sitúo en un punto intermedio, en algún lugar de ese espectro”, ha asegurado el artista parafraseando a la gran Gloria Gaynor en la primera de la serie de entrevistas que comenzó a realizar la actriz Jameela Jamil en su serie de Instagram ‘I Weigh Interviews’, en la que el británico ha repasado sus fluctuaciones de peso relacionadas con problemas hormonales que le llevaron a someterse a una liposucción en el pecho con tan solo 12 años.

En la actualidad, la estrella de la música se considera -si es que debe etiquetarse como algo- ‘genderqueer’ para alejarse de los estereotipos asociados a los géneros binarios, pero en el pasado llegó a contemplar la posibilidad de someterse a una operación de cambio de sexo al considerar que así su físico por fin se ajustaría a algunos aspectos de su personalidad marcadamente femeninos.

“En mi cuerpo y en mi mente siempre se ha librado una especie de batalla… Me parece que a veces sí que pienso como una mujer. A veces me he parado a pensar si querría someterme a un cambio de sexo. Es algo es lo que aún pienso, pero no creo que sea el caso”, explicó. “Me considero muy abierto de mente en cuestiones de sexualidad y he intentado aplicar eso mismo a mi concepción del género… Cuando me muevo, o cuando mantengo relaciones sexuales con un hombre, lo hago de forma muy femenina. Lo soy en muchos aspectos, y me ha costado aceptarlo”.