Nuevo León obtuvo vía libre en la contratación del crédito por mil 850 millones de pesos para la adquisición de los 26 vagones de la Línea 3 del Metro, procedimiento que prevén concretar en un término de 15 días. Tras casi siete años de negociaciones con Banobras, el gobierno Federal, a través de la Secretaría de Hacienda, otorgó al Estado la anuencia para recurrir a la institución financiera de su elección, incluyéndola, informó ayer el gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

La Administración de Rodrigo Medina, explicó, se comprometió a comprar los carros de manera financiada, estableciendo como garantía los ingresos por boletaje bajo una tarifa que incrementaría de 4.50 a 8. 00 pesos; lo cual se logró cancelar.

“Ya nos liberan ese compromiso…hoy, este nuevo gobierno, nos ha liberado la posibilidad de que ya no sea en app, y que nosotros estemos en libertad de con cualquier institución financiera encontrar el financiamiento”.

“Podemos con Banobras, podemos con Natbank, con Banorte, tenemos la posibilidad de encontrar financiamientos a tasas más bajas y a lo mejor hasta con condiciones mejores…vamos a ver cómo lo resolvemos”.

Escenario que a su vez permitirá cambiar la garantía, y establecer una más accesible. Pues si bien la tarifa actual se encuentra “topada” desde hace mucho tiempo, dijo, incrementarla a ocho pesos, como se determinó en la anterior Administración, es excesivo.

“Nos sale hasta mejor porque no tenemos que poner de garantía el incremento de la tarifa del Metro, que era criminal para el usuario, no podemos ir a ocho pesos como estaba comprometida. Era crecer al doble la tarifa, todos estos años hemos estado negociado y peleado con Banobras para cambiar esa garantía”.

No obstante, reconoció, la llegada de los trenes tardaría un poco más, pues su fabricación se lleva más de un año. Recordó que actualmente se trabaja en la compra de vagones remanufacturados para las líneas 1 y 2, mientras que la Federación apoyará con 250 millones a manera de crecer esta posibilidad.

“Obviamente vamos a seguir tardándonos en tener los vagones, porque finalmente no hay vagones en ninguna parte del mundo que los podamos comprar mañana. “Nosotros hubiéramos querido haber tenido esto (la liberación) desde que iniciamos el gobierno, pero nos dejaron todo con candados exageradamente difíciles”.