Por José Luis Camacho Acevedo

Manotazo sobre la mesa lanzó ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador a todos aquellos que se oponen a la nueva versión de la Reforma Educativa, pues los amenazó con dejar la que llevó a cabo su antecesor Enrique Peña Nieto. Esto iría en contra de la promesa que realizó durante toda su campaña electoral de abrogar la Reforma Educativa.

Recapitulemos, la abrogación de la Reforma Educativa fue una promesa que López Obrador realizó durante su campaña, lo mencionó en incontables entrevistas, mítines e incluso en los debates cuando se tocó el tema de la educación.

Se trataba también de una promesa que realizó a los integrantes de la CNTE, a cambio de su apoyo en los comicios electorales, los maestros cumplieron, ¿pero lo hará el mandatario? Al parecer no.

Y es que la Reforma Educativa que López Obrador envió al Congreso al parecer es muy similar a la del gobierno de Peña Nieto, y los maestros no están de acuerdo, básicamente porque no les regresan el poder, las prebendas y los privilegios a los cuales estaban acostumbrados antes de la llegada de la reforma priista.

Otra que ya también dio un manotazo sobre la mesa, es la maestra Elba Esther Gordillo Morales, quien está decidida a retomar el control de la SNTE, así lo anunció ante la agrupación política denominada Jóvenes del Grupo Político del magisterio.

En ese mismo evento, la ex priista dijo que es urgente que el proyecto legislativo de la “reformita” tiene “ineficacias” y considera que el mayor problema se puede presentar en la discusión de las leyes reglamentarias. Con estas palabras el mensaje es claro: AMLO no cuenta con su apoyo para la aprobación de su Reforma Educativa.

El titular de la Secretaría de Educación, Esteban Moctezuma se enfrenta a la tarea más importante del sexenio, esto es conseguir una Reforma Educativa que sea aprobada por la mayoría de los miembros del magisterio, pero que privilegie al estudiante por sobre todas las cosas.

Esteban Moctezuma defiende la propuesta del gobierno federal y rechazó que haya adecuaciones a modo en la iniciativa de reforma en materia educativa, y afirmó que cualquier ajuste será para atender lo que la educación pública requiere y conformar una oferta educativa del nivel que merecen las niñas, niños, adolescentes y jóvenes del país.

Por lo pronto, el secretario de Educación sostiene reuniones a puerta cerrada con los integrantes de la Comisión Nacional Única de Negociación del magisterio disidente acuden, y legisladores de Morena para definir un nuevo plan de acción y su posicionamiento ante el dictamen aprobado en la Cámara de Diputados para abrogar la reforma educativa.

En pocos días veremos en qué resultan las negociaciones.

@jlca007

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.