Más de 120 organizaciones de derechos humanos informaron que en México hay “gran número de casos de tortura y violación” llevados a cabo principalmente por las fuerzas de seguridad en impunidad, y criticaron que el presidente Andrés Manuel López Obrador no se haya pronunciado sobre la tortura en lo que va de su administración.

“Hemos venido a Ginebra para decirles a los expertos del CAT que la tortura, la desaparición forzada y las ejecuciones extrajudiciales por parte de agentes del Estado son una realidad brutal en el México de hoy”, dijo Stephanie Brewer, del Centro PRODH.

Agregó que frecuentemente los arrestos derivan en violaciones a derechos humanos con violencia física, sexual u otras formas de trato cruel e inhumano; donde ha imperado la impunidad.

De acuerdo con el informe, de 8 mil 335 investigaciones de tortura, la oficina de la Fiscalía Especial en Investigación del Delito de Tortura presentó cargos en apenas 17 casos, y el Ejército y la Armada son identificados como los peores perpetradores.

Además, una encuesta citada en el informe revela que los arrestos por parte del Ejército conllevan un 86% de riesgo de tortura, mientras que las mujeres arrestadas por la Marina 41% fueron violadas.

“Hasta ahora, el nuevo gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador se ha mantenido en silencio ante esta epidemia de tortura”, dijo Olga Arnaiz, de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos”.

Guardia Nacional y tortura

Las organizaciones argumentaron que con las nuevas leyes y la creación de la Guardia Nacional los casos de tortura no disminuirán, sino todo lo contrario.

“Peor aún, es probable que las nuevas leyes, que incluyen la creación de una Guardia Nacional militarizada, aumenten la incidencia de la tortura. Las autoridades deben actuar de manera rápida y decidida para atender el uso arraigado y sistemático de la tortura en México”, Olga Guzmán Vergara, de la Comisión Mexicana para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos.

Agregó que los abusos son “una consecuencia de la guerra contra el narcotráfico iniciada en 2006”, que generó un amplio despliegue en el país de las Fuerzas Armadas, “la tortura se convirtió en un método de investigación, pero también de castigo”, afirmó Guzmán.

México será revisado por el CAT del 25 al 26 de abril de 2019. El informe sobre tortura abarca el período de 2012 a 2018 y detalla casos emblemáticos con un patrón de abuso particular a personas pobres, mujeres, migrantes, pueblos indígenas y defensores de derechos humanos.

Foto propiedad de: Alfredo Fernández / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.