Como un “madruguete” y una “imposición” ve la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación la aprobación que podría tener este miércoles en el pleno de la Cámara de Diputados de la nueva Reforma Educativa.

Los dirigentes de esa representación magisterial advierten que posiblemente se avale el dictamen de reforma a los artículos 3, 31 y 73 constitucionales, el cual los legisladores lo hacen sin el aval ni el apoyo del magisterio disidente.

“Nuestro posicionamiento fue muy claro: no vamos a aceptar una reforma a medias o maquillada”.

Hay acuerdo para que hoy se vote: Delgado

En tanto, Mario Delgado, líder de los diputados del Movimiento Regeneración Nacional, dijo que existe acuerdo entre los grupos parlamentarios para que hoy se vote la reforma. Indicó que solamente se harán modificaciones de precisión al dictamen que fue avalado por las Comisiones de San Lázaro.

“Esto de ninguna manera supone un rompimiento con la Coordinadora, con los maestros vamos a seguir manteniendo el diálogo para que nos acompañen en la elaboración de las leyes secundarias”.

Con el dictamen aprobado desaparecerán todas las disposiciones que ligaban la permanencia de los maestros en el salón de clases al resultado de sus evaluaciones.

Un mes congelada

Casi un mes estuvo congelada la discusión de la Reforma Educativa por la oposición de la CNTE, pero este martes se acordó retomarla. La representación magisterial en varias ocasiones bloqueó los accesos a San Lázaro para evitar que se discutiera y aprobara el proyecto de dictamen.

Líderes de la CNTE advirtieron que esta lucha no termina, hasta que no se abrogue la ley “nefasta” de Enrique Peña Nieto.

Diputados tendrán que asumir las consecuencias políticas

Los maestros de la Coordinadora advirtieron a los diputados sobre las consecuencias políticas que traerá la aprobación. “No hay acuerdo en ese dictamen. Tendrán que asumir las consecuencias políticas los diputados”, dijo Enrique Enríquez, líder de la CNTE en la Ciudad de México

Señalaron que aprobar la Reforma Educativa sin un consenso que incluya al magisterio es caer en una nueva contradicción, porque el compromiso que se hizo fue abrogar totalmente la reforma “peñista”.

De acuerdo con Wilber Santiago, vocero de la sección 22, se va aprobar una reforma que “sigue siendo laboral y sin alcanzar ningún acuerdo con la CNTE”.

Reforma peñista

Sostuvo que están ante una “administración autoritaria” que no permite una verdadera abrogación de la iniciativa aprobada en 2013.

“Si una ley se aprueba sin consenso, con prisas, entonces es imposición, autoritarismo al estilo Peña. Resistimos a la embestida peñista y de ser necesario seguiremos en pie de lucha otro sexenio más”.

En tanto, Enrique Enríquez Ibarra, secretario general de la sección 9 e integrante de la Comisión Nacional Única de Negociación, dijo que el camino que ha seguido la CNTE es por la defensa de nuestros derechos laborales, pero también del derecho de los niños a tener una educación que realmente les permita un pensamiento crítico.

Abundó que “lo que estamos constatando” es que con esta aprobación se deja intacta una reforma educativa que ya demostró su fracaso pedagógico y político.

Foto propiedad de: Mario Jasso/Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.