Fue aprobada por el Senado de la República la Estrategia Nacional de Seguridad Pública del Gobierno federal y la remitió al presidente Andrés Manuel López Obrador. Sobre las leyes secundarias de la reforma constitucional que creó la Guardia Nacional, la Junta de Coordinación Política acordó sean discutidas en un periodo extraordinario a realizarse del 13 al 17 de mayo próximo.

Estas son esas leyes: orgánica de la Guardia Nacional, nacional del uso de la fuerza, nacional del registro de detenciones y reformas a la Ley General del Sistema de Seguridad Pública.

La aprobación

Se aprobó la Estrategia Nacional de Seguridad con 78 votos a favor, cuatro en contra y 30 abstenciones. De acuerdo con La Jornada, los senadores de los partidos de la Revolución Democrática, Verde Ecologista de México y Movimiento Ciudadano se unieron al Movimiento Regeneración Nacional, así como a los partidos del Trabajo y Encuentro Social para sacar adelante dicha estrategia.

En tanto, las bancadas de los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional rechazaron avalar esa estrategia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La estrategia no cumple con los objetivos

Los argumentos de rechazo no se hicieron esperar. El senador del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, aseguró que en sus consideraciones esa estrategia no cumple con los objetivos que el documento debe perseguir.

“Carece de información consistente, de sustento técnico y, sobre todo, no las ofrece medibles para que podamos alcanzar efectivamente la tranquilidad y paz que se está esperando. Es un documento fundamentalmente declarativo”.

Por su parte, el senador Julen Rementería, del PAN, lamentó que tenían 7 horas discutiendo sobre el asunto de seguridad pública y no se había entrado realmente entrado al fondo del asunto.

Durazo en el Senado

Los senadores discutieron por siete horas la estrategia, tomando en cuenta el tiempo que duró la comparecencia del titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo.

El funcionario afirmó que este gobierno no es el responsable de la inseguridad que vive el país, pero sí de regresarle la paz y seguridad.

Y ello comenzará a lograrse en 2021, para que en 2024 se entregue un país estable y en paz, sin “regodearse en la sangre derramada en otros gobiernos” ni convertir los decomisos en un espectáculo mediático, dijo.

De acuerdo con Durazo, en seis meses no se reducirá la violencia, sino que se detendrá su ritmo de crecimiento.

“Sería irresponsable asumir que en seis meses va a cesar la violencia. Es un problema estructural, es un problema crónico, es un problema histórico, que debemos asumirlo con una perspectiva de mediano plazo, cuando menos, pero aplicarnos ya sin regateos”.

Foto propiedad de: Victoria Valtierra/Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.