Por José Jaime Ruiz.

Tarde de jueves en el Club Industrial de Monterrey. Trescientos empresarios del país para escuchar cómo invertir en Texas: alguna bodega en San Antonio, algún centro comercial en Dallas, tal vez un desarrollo inmobiliario en Houston…

Las ponencias terminan con Fernando de León, un especialista que lleva lustros viviendo en Texas. Luego se abre la conversación y no una pregunta obligada sino desobligada. ¿Qué dicen los especialistas de las inversiones en México? Porque en el municipio de Pesquería, Nuevo León, inexistente, semidesértico, se atrajo a la ensambladora coreana KIA y se han invertido cientos de millones de dólares…

Los ponentes tienen que reconocer lo evidente: México es uno de los países más atractivos para la inversión, lo dicen los fondos. Lo repite todos los días, o casi, en las mañaneras el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Leamos la posición política: “Los tecnócratas, corruptos, conservadores, están muy molestos y han agarrado esa cantaleta de que se va a caer el crecimiento, como si ellos hubieran garantizado mucho crecimiento”.

Ahora leamos el análisis somero del secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría Treviño, publicado por El Universal:

1.- “Primero hay que tener estabilidad política y social…

2.- “…después estabilidad económica y finanzas públicas sanas…

3.- “…luego, muy buenas políticas de cambio estructural…

4.- “…y finalmente políticas de innovación, que es toda la parte digital”.

5.- “…debes tenerlos en el contexto del Estado de derecho, porque si no, no va a ir muy lejos”.

Gurría Treviño cree factible crecer a una tasa promedio de 4% en el sexenio e, incluso, 6% al cierre de la administración.

¿Por qué tanta confianza?

Porque hay certidumbre, estabilidad política, social, económica y las finanzas públicas, sin la variable de la corrupción, se están saneando. Por eso es importantísimo el Estado de derecho donde el poder judicial es fundamental. Un poder judicial corrupto ahuyenta las inversiones porque los inversores, dado el caso, desean litigios justos.

Los 300 empresarios que asistieron al Club Industrial de Monterrey entraron con grandes dudas sobre lo que Andrés Manuel está realizando en su administración. Han padecido, y soportado, al menos tres grandes crisis en las últimas décadas. La burra no era arisca…

La conclusión de las ponencias no pudo ser mejor para López Obrador porque México es un país de enorme atractivo y así lo han divulgado los fondos de inversión. Los que se vayan a invertir a Texas, se pierden México y ya vendrán los extranjeros a llenar sus vacíos.

Especulaciones trascienden en el anochecido cóctel. Una plática cobra altura. Hablan de Black Rock, la firma estadounidense, el mayor gestor de fondos de inversión en todo el mundo.

–¿Supieron de la reunión en Nueva York de Black Rock con otros dos fondos de inversión?

–¿Qué pasó?

–Reunieron 35 mil millones de dólares para invertir en México… en sólo veinte minutos.

–¿Qué?

Y en la Loma Larga de Monterrey, como las sonrisas, mana el vino.

@ruizjosejaime