Por Obed Campos.

La máxima achacada al presidente Juárez que reza: “A los amigos, justicia y gracia. A los enemigos, la Ley a secas”, no parece aplicarse en las filas del Partido Movimiento Regeneración Nacional, MORENA, para la raza.

Hay dos ejemplos recientes de lo que digo, el primero es el caso del senador suplente Alejandro Rojas Díaz Durán, quien pecó de palabra, al criticar a la lideresa de su partido, Yeridckol Polevnsky Gurwitz, aka, Citlali Ibáñez Camacho y porque también habló mal de Miguel Barbosa, candidato por segunda ocasión del partido lopezobradorista a la gubernatura de Puebla.

Pues bien, Rojas Díaz Durán fue suspendido de sus derechos partidarios, es decir, lo corrieron del partido, por la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia, porque hizo “expresiones de denostación y/o calumnia en contra de Morena, sus órganos y su dirigencia”.

Y que Rojas Díaz Durán “generó una afectación directa a la imagen de este partido político de sus órganos y de su dirigencia; además y como agravante importante, no haber atendido su responsabilidad de acudir a la instancia interna para la resolución de conflictos, es decir, la propia Comisión Nacional de Honestidad y Justicia”.

Apoyo a Hitler

Acá bajo la sombra del Cerro de la Silla, el inefable Juan Carlos Leal libró el juicio de la misma Comisión Nacional de Honestidad y Justicia morenista, que tuvo que enfrentar por sus actitudes homofóbicas y racistas.

“Hitler era una mala persona, pero en eso sí lo apoyo, los pu… gays son una plaga”, se le llenó la boca al diputado local en un video que se volvió viral, pero como no es lo mismo, pues a él la justicia no lo alcanzó sino la gracia, y fue absuelto por las autoridades de Morena y sigue tan campante con su actitud y sus discursos de odio.

Pero para que vea usted que en el partido dominante nada es parejo sino chipotudo.

Atentado

El estallido de un “libro bomba” en las oficinas de la senadora morenista Citlalli Hernández, debe de hacer que paren las antenas y se refuerce la seguridad en el recinto y en torno a la vida de todos los legisladores.

A los loquitos en el país les pasa lo que al diablo, porque no duermen.

obedcampos@gmail.com

@obedc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.