El exdirector general de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya, dijo que está dispuesto a decir “toda la verdad” en torno a las acusaciones en su contra, pero aclaró que también tiene el derecho de “cuidar su libertad” y que no comparecerá ante un juez hasta que no se aclaren diversas irregularidades en su actual proceso judicial.

En una carta difundida por el portal Impacto, Lozoya Austin acusó a la Fiscalía General de la República de incurrir en diversas irregularidades durante el proceso y se dijo víctima de una “persecución mediática y política”.

De acuerdo con el exfuncionario federal, la Fiscalía solicitó a un juez federal una orden de aprehensión en su contra, pese a que el delito que le imputa no es considerado “grave” ni amerita la prisión preventiva oficiosa. Además, señaló que las órdenes de cateo ejecutadas en la casa de sus padres no tenían razón de ser, pues su hermana, Gilda Susana, a quien también involucran en el presunto caso de corrupción, se casó hace unos meses y tiene su propio domicilio, por lo que la inspección debió realizarse en ese recinto.

En cuanto a su presencia ante las autoridades, Lozoya aclaró que el pasado 30 de mayo compareció por escrito ante el juez de control y agente del Ministerio Público instructor de la carpeta de investigación, ante quienes solicitó copia de los registros que obran en la indagatoria, mismos que le fueron negados, por lo que consideró esa medida como un hecho “inaudito” en el proceso. En ese sentido, reconoció que sí responde a los requerimientos de la autoridad, lo más probable es que sea ingresado de forma inmediata a una prisión pese a que el protocolo en este tipo de casos no establece dicha sanción.

“Es claro que si me presento ante el juez de control me van a vincular a proceso y van a pretender dictar prisión preventiva justificada, no obstante que el delito que se me imputa no amerita y nunca me sustraje de la acción de la justicia, en consecuencia tengo todo el derecho en cuidar mi libertadora que todas estas acciones son en definitiva una persecución política orquestada en mi contra.”

En cuanto al congelamiento de sus cuentas, ordenado por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el exdirector de Pemex lamentó que la medida haya sido aplicada también a las cuentas de su esposa y de su madre, pues además de las afectaciones personales, esa acción también impacta en la vida de sus empleados y familias.

Lozoya Austin también negó haber adquirido de forma ilegal una propiedad en Ixtapa, Zihuatanejo, y usar una aeronave oficial para trasladarse hasta ese recinto. Advirtió que en cuanto la Fiscalía cumpla con las garantías establecidas en la ley, estará dispuesto a colaborar con la indagatoria y revelar los nombres de todas las personas involucradas en los hechos que se investigan.

“Reitero que siempre he estado dispuesto a decir la verdad, con las consecuencias que haya para cualquier persona, pero recojo las expresiones del señor presidente de la República en que nada por encima de la ley y todo dentro del estado de Derecho.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.