El periodista del puerto de Veracruz, Marcos Miranda, habló sobre sus momentos en cautiverio tras su liberación la madrugada de este jueves. El dueño del portal Noticias a Tiempo relató a Ciro Gómez Leyva que sus captores primero le dijeron que su plagio fue “por chismoso”… posteriormente, que se trató de una confusión. Miranda Cogco, conocido como “Marmiko”, fue secuestrado muy cerca de su casa en Boca del Río.

Llevaba a su hija a la escuela

El comunicador contó, en Radio Fórmula, que llevaba a su hija a la escuela lo interceptaron cuatro vehículos que le chocaron su auto para que no siguiera avanzando.

“Me bajo inmediatamente para que no empezaran a disparar porque tenía yo a mi hija ahí y les digo: ‘llévenme a mí, pero con mi hija no. Por favor.”

Agregó que lo subieron a un vehículo y se lo llevaron, en tanto que su esposa salió y se hizo cargo de la niña. “Marmiko” señaló que lo mantuvieron en una casa de seguridad.

Esto me pasaba por chismoso… luego, que fue confusión

Si bien, el comunicador dijo que por razones de la investigación no puede revelar detalles de su secuestro, sí reveló las supuestas razones de su plagio.

“Me dijeron que esto me pasaba por chismo… Luego, ya después, en el transcurso del tiempo, me habían dicho que fue una confusión… que me iban a dejar libre… que me iban a dejar vivir, porque el patrón ya había ordenado que me dejaran libre.”

Comentó que, por el protocolo de los secuestradores, le prohibieron hablar, gritar, responder a sus preguntas y le tomaron fotografías desnudo, las cuales, le amenazaron, usarían para exhibirlo si el comunicador hacía algo. Además, reportó que en todo momento fue golpeado por sus captores.

“Cuando iba yo al baño el sujeto que me llevaba siempre me pegaba. Le caía yo mal (yo creo). Me pegaba de cuartazos.”

Me hacen vestirme para ya liberarme

Marcos Miranda recordó que a la 1:20 horas lo soltaron. Para ello, antes, le obligaron a que se vistiera y lo metieron a un automóvil. Además, le comentaron que le taparían los oídos para que no escuchara nada, por lo que en sus orejas le metieron restos de servilletas y le vendaron los ojos.

Sintió que moriría, cuando en lugar de ponerle esposas en las manos se las vendaron. Miranda Cogco comentó que su liberación fue hasta la 1:20 horas porque las carreteras se encontraban cerradas por el intenso operativo que se realizaba por parte de las autoridades para buscarlo.

Foto propiedad de: Victoria Razo/Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.