Por Obed Campos.

Críticos del Gobierno de Nuevo León que encabeza Jaime Rodríguez Calderón, el célebre Bronco, tachan de capricho del gobernador las intenciones (que van a costar 5 mil millones de pesos) de construir una presa en las inmediaciones del municipio de Montemorelos.

La queja de serios ambientalistas y expertos en el tema es que hay poca o nada documentación técnica de la planeación de la ya bautizada “Presa Libertad”, que aparte de las afectaciones ecológicas y agrícolas, dejaría sin hogar a varias familias asentadas en lo que sería el embalse.

Analistas serios del tema ecológico, como Raúl Rubio, se preguntan cómo se convencieron a los diputados, supuestamente no adictos a El Bronco, para aprobar sin sustentos técnicos y legales esa obra.

Rubio pregunta también por qué no se hizo una consulta, tan de moda desde la llegada al poder de AMLO, entre los ciudadanos, y por qué no quedan claros la relación de los costos con los supuestos beneficios.

Pues el sistema ya está aceitado y esta mañana en el Congreso de Nuevo León los diputados del PRI y del PAN, que encabeza el tricolor Francisco Cienfuegos, harán lo único que saben hacer bien: levantar el dedo y decir “¡aprobado!”.

¿Auto ley mordaza?

Aldo Fasci Zuazua, secretario de Seguridad Pública de Nuevo León, no deja de sorprender: contrario a su vocación boquifloja, el jefe policíaco del “Gobierno Bronco” ya dijo que va a cerrar su boquita porque calladito se ve más bonito.

Y es que no fueron pocas sus declaraciones recientes en las que tuvo que salir el gobernador Rodríguez Calderón a enmendarle la plana al tan experimentado Fasci Zuazua.

Así que las cosas en Nuevo León, policiacamente hablando, serán de lo más aburridas de aquí en delante, por la ausencia de la voz de Fasci. Te vamos a extrañar, Aldo, porque no creemos que ninguno de tus voceros te llegue a los talones.

obedcampos@gmail.com
@obedc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.