El alcalde de Cuauhtémoc, Chihuahua, Carlos Tena, realizó un experimento social para revisar el comportamiento de los trabajadores de su gobierno ante las personas en situación de calle. Tena se disfrazó de persona en situación de calle y acudió a dos oficinas de gobierno, unas de ellas su propio despacho.

Todos los funcionarios con los que entabló conversación, o al menos intentó, lo discriminaron, ignoraron y le negaron atención fundamental que se debe de ofrecer a los servidores públicos.

Los resultados del experimento fueron presentados por el propio Alcalde. Éste se dijo sorprendido por la mala experiencia, de la cual dijo haber tenido idea desde que empezó su administración, pero quiso confirmar.

El alcalde, tras ser ignorado y rechazado, se quitó el disfraz, para el asombro de sus empleados, y dijo que tomaría medidas drásticas por la manera en que fue tratado mientras se hizo pasar por persona en situación de calle.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.