Por Francisco Tijerina.

“El problema es que ven el árbol y no el bosque”.
Dicho popular.

El más grande problema de los gobiernos es que atienden los problemas y las crisis de uno en uno y nunca se detienen a mirar las cosas con una visión integral.
Uno de los más importantes retos del área metropolitana de Monterrey es la movilidad y en buena medida se ha convertido en un dolor de cabeza debido a esa visión limitada de nuestras autoridades, así como la falta de coordinación entre municipios conurbados y gobiernos.
Pocas veces se detienen a pensar que lo que hacen o dejan de hacer implica un impacto en los municipios colindantes, y si no existe una acción de correspondencia, con toda certeza el remedio fracasará.
Producto de la restricción de horarios para circular de tráileres por ciertas avenidas en aras de ayudar a los vehículos particulares, a falta de una opción oficial, los propios operadores se implementaron “a la brava” una solución, que es pararse ocupando un carril de la Carretera Nacional, al sur de Monterrey, lo que hace pocos días provocó un accidente trágico.
¿De verdad era muy complicado ubicar un gran terreno desocupado para ahí hacer un paradero de camiones que se fuesen formando -como ahora lo hacen en la carretera- a esperar la apertura del horario permitido para circular?
Lo peor es que una vez que se libera la circulación los problemas continúan porque “en macolla” se adueñan de las calles y avenidas copando la circulación y provocando los mismos o más problemas.
Las autoridades de tránsito deberían poner atención y lejos de montar operativos con más de diez agentes en Constitución para detener a los tráileres que no acatan la prohibición, deberían ubicarse y vigilar otras rutas verificando que las unidades de carga únicamente circulen por el carril derecho y dejando libre el izquierdo para que los automovilistas puedan desplazarse.
De la misma manera ocurre con los pares viales, situación que he comentado en diversas ocasiones. En lugar de afilar el diente cuando se les ocurre, debería existir un operativo permanente en esas calles para evitar que cualquiera se estacione y bloquee carriles de esas calles para mantener el flujo continuo y hacer que el diseño funcione.
Resuelven el problema en un punto y se olvidan de lo que provocan unos metros más adelante.
De nada servirán los segundos pisos si no verifican lo que ocurre después.
Hay que ver el bosque, no el árbol.
ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.