En los Altos de Jalisco, la construcción de la Presa El Zapotillo -en la que ya se ha hecho una millonaria inversión-, tiene enfrentados a empresarios, pobladores afectados, ambientalistas y ahora también a autoridades federales, que tras una visita señalan que la obra no es viable.

Presa El Zapotillo, una obra ¿inviable?

La presa está en construcción desde hace 10 años, durante los cuales se han gastado más de 27 mil millones de pesos, con el fin de abastecer con agua potable a la Zona Metropolitana de Guadalajara, a municipios de los altos y a la ciudad de León, Guanajuato. Sin embargo, estos beneficios serían a costa de inundar tres comunidades.

El pasado 31 de julio, el secretario federal del Medio Ambiente, Víctor Manuel Toledo Manzur, visitó una de las tres comunidades que resultarían afectadas y dijo que la obra es inviable: “Esta presa lo que implicaría en afectaciones es la inundación de 4 mil 500 hectáreas, de tierras fértiles”.

El gobierno de Jalisco modificó el proyecto sin ninguna autorización

La Presa El Zapotillo se ubicada en el Cañón Los Sandovales, sobre el cauce del Río Verde, en los municipios de Yahualica, Mexticacan y Cañadas de Obregón, en Jalisco. El diseño inicial, proyectó una cortina con 80 metros de altura, pero en 2007, el gobierno de Jalisco determinó elevarla a 105 metros, sin contar con el aval del Congreso local, ni presentar una nueva manifestación de impacto ambiental.

“Y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el año 2013, emite una sentencia en donde mandata que la cortina de la presa el zapotillo no puede sobrepasar los 80 metros de altura”, dijo María González, del Instituto Mexicano de Desarrollo Comunitario

En junio de 2017, el gobierno estatal anunció la reactivación de las obras.

Patrimonio cultural e histórico se perdería con la presa

Desde ese entonces, habitantes de las principales comunidades afectadas temen que la obra los haga perder sus tierras de cultivo y pastoreo, y su patrimonio cultural e histórico. En Temacapulín habitan unas 500 personas y se encuentra la Basílica de Nuestra Señora de los Remedios, con más de 250 años de antigüedad. Con la presa quedaría bajo el agua.

En Acasico viven unas 200 personas, dedicadas a la ganadería y, en la comunidad de Palmarejo, aunque está prácticamente deshabitada, las tierras, dicen sus habitantes son de un valor incalculable.

Titular de Semarnat dice que es “inviable”

El pasado 29 de junio, los gobernadores de Jalisco y Guanajuato firmaron el acuerdo de entendimiento para el aprovechamiento de las aguas del río verde, a fin de garantizar el suministro de agua para la Zona Metropolitana de Guadalajara, la ciudad de León y 14 municipios de los Altos de Jalisco, recuperando fuentes de abastecimiento de agua como el Lago de Chapala. Esto reavivó las protestas de los habitantes de las tres comunidades afectadas.

El pasado martes, el secretario de Medio Ambiente, Víctor Manuel Toledo Manzur, acudió a Temacapulín como parte de una evaluación de Semarnat sobre la viabilidad del proyecto. Fue la primera visita de un funcionario federal en más de 10 años.

El funcionario enfatizó que la cancelación de la obra, en la que se han invertido 27 mil 253 millones de pesos, será decisión del presidente López Obrador, aunque él dejó clara su postura ante el proyecto: “El acto más irracional que yo pudiera registrar es que este pueblo desapareciera”.

Foto propiedad de: Tomada de video / Noticieros Televisa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.