Diego Cruz Alonso, integrante de los llamados “Porkys” y acusados de violar a Daphne Fernández en 2015 en Veracruz, fue condenado con cinco años de prisión por pederastia agraviada. Por ser considerado un delito menor, podría solicitar libertad bajo caución.

La joven acusó a Diego Cruz, y otros tres jóvenes, de violación; sin embargo, un juez lo encontró culpable por el delito de pederastia agravada al realizarse entre más de dos personas, la cual está contemplada en el artículo 183 del Código Penal estatal, informó en un comunicado la Fiscalía General del Estado. Por el delito, también deberá pagar una multa de un día de salario mínimo, equivalente a 70.10 pesos.

Según la sentencia del juez, el “Porky” es culpable de, junto con otro hombre, haberle quitado su celular a Daphne en el asiento trasero de un auto y realizar “diferentes actos eróticos en contra de la voluntad de la adolescente” en sus senos y debajo de su falda.

Además, le jalaron la blusa, le quitaron el brasier y se rieron de ella, por lo que “lesionaron su integridad y libertad física, sexual y psicológica de la víctima”.

De acuerdo con la Fiscalía, en caso de que solicite la pena en libertad deberá pagar una fianza de 15 mil pesos.

Los acusados son Diego Cruz, Enrique Capitaine, Gerardo “N” y Jorge Cotaita. Éste último se encuentra prófugo, Gerardo “N” fue absuelto porque sólo “miro” el delito y  Capitaine se encuentra en el penal de Amatlán de los Reyes, Veracruz, pero no ha recibido sentencia.

La versión de Daphne

La víctima, que entonces tenía 17 años, el 3 de enero de 2015, los “Porkys de Costa de Oro”, hijos de políticos y empresarios influyentes, dijo la subieron a la fuerza a un auto. En la parte trasera Diego, Enrique, Gerardo y Jorge le tocaron sus genitales, este último, de acuerdo con Daphne, le metió los dedos en la vagina.

Tras no haber avances en el caso, Javier Fernández, el padre de la entonces menor de edad, narró su versión en una carta para exigir justicia en marzo de 2016.

En marzo de 2017, el juez del caso en Veracruz, Anuar González, falló a favor de los “Porkys”, en particular con Diego: dijo que, aunque si hubo tocamientos, no fueron con intención “lasciva” ni tenía intención de “copular”, por lo que no hubo abuso sexual. Argumento que el hecho fue un “roce o frotamiento incidental”. Anuar González fue destituido de su cargo en febrero de 2019.