La columna principal de El Ángel de la Independencia sufrió daños estructurales a partir del sismo del 19 de septiembre de 2017, mismos que deben ser reparados.

Sin embargo, pese a las afectaciones en la estructura de 47 metros de altura, ingenieros de la UNAM afirman que es seguro visitar el inmueble.

Como medida de precaución, la puerta del mirador del Ángel de la Independencia permanece cerrada desde el sismo ocurrido hace casi dos años.

Roberto Meli, de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, señaló que no han subido a la cima del mirador, pero con drones se llevó a cabo un levantamiento detallado de la estructura.

En entrevista con el noticiero “En Punto”, el ingeniero Roberto Sánchez, quien colaboró en la última restauración al monumento hecha en 2006, explicó que luego del temblor de 1957, cuando el ángel cayó, en un hecho bastante célebre, se reforzó la columna con un anillo de acero.

Sin embargo, en 2017, una placa de este se fisuró. La reparación, para la que no hay fecha de inicio, podría tardar entre seis meses y hasta un año. Especialistas consultados por el noticiero coincidieron en que los turistas pueden seguir visitando el monumento.

“Ahorita vamos a atender la prioridad de atención por sismo a eso nos vamos a avocar de la mano del gobierno de la ciudad, a través de la Secretaría de Cultura”.

Dolores Martínez, subdirectora general de Patrimonio artístico, INBAL

El ingeniero Meli fue enfático al señalar que salvo circunstancias extraordinarias el Ángel no caerá y que no existe ninguna situación de riesgo inmediato en el histórico monumento.

Fotografía: Misael Valtierra / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.