En medio de la escalada de la crisis que vive Hong Kong a causa de las protestas antigubernamentales, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, denunció que el gobierno chino está movilizando tropas en la frontera entre China continental y la región semiautónoma.

“Nuestros servicios de inteligencia han informado que el gobierno chino está movilizando tropas en la frontera con Hong Kong. Todos deberían estar en calma y a salvo”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Desde hace dos días, miles de manifestantes han tomado el aeropuerto de Hong Kong, uno de los más activos del mundo, en reclamo de mejoras democráticas, pero provocando la cancelación de todos los vuelos.

La situación ha elevado al máximo las tensiones en la excolonia británica, que atraviesa su crisis política más grave desde que pasó a control de China en 1997.

Millones de personas salieron a las calles a principios de junio en rechazo a un proyecto de ley que autorizaba las extradiciones a China, en manifestaciones que derivaron luego en reivindicaciones por el retroceso de las libertades y la injerencia china.

Ante el agravamiento de las masivas protestas, China ha aumentado su amenaza de intervención, reavivando los fantasmas de la masacre de Tiananmen.

La prensa oficial china difundió videos en los que supuestamente se veían tanques blindados de tropas dirigiéndose hacia Shenzhen, metrópolis a las puertas de Hong Kong. A su vez, periodistas independientes y corresponsales de medios internacionales han difundido imágenes similares en sus cuentas de redes sociales.

Poco antes de publicar su tuit, Trump había dicho a la prensa estadounidense que esperaba que nadie sea “asesinado” en Hong Kong.

Hasta ahora, la reacción estadunidense ha sido relativamente cautelosa.

Trump dijo a principios de agosto que Pekín no necesitaba asesoramiento para manejar el tema, y agregó que la crisis era “entre Hong Kong y China porque Hong Kong es parte de China”. A fines de julio, el mandatario había asegurado incluso que su homólogo chino, Xi Jinping, había “actuado responsablemente” hasta entonces.

Sin embargo, del lado chino cada vez más se denuncian los intentos de Washington de “interferir”, para empezar cuando Trump dijo a principios de julio que los manifestantes estaban “en busca de la democracia” tras una reunión entre un diplomático estadunidense en Hong Kong y activistas.

Después de las protestas chinas por esta reunión, el tono subió bruscamente la semana pasada entre Estados Unidos y China, cuando el Departamento de Estado estadunidense acusó a los medios oficiales chinos de revelar información personal sobre uno de sus diplomáticos, y denunció métodos “peligrosos” dignos de un régimen “deshonesto”.

Nuevas manifestaciones violentas en aeropuerto

Los manifestantes en favor de la democracia que ocuparon el aeropuerto de Hong Kong, por segundo día consecutivo, se enfrentaron de nuevo con la policía, luego de que retuvieron y golpearon a un hombre que según ellos era un agente encubierto de China.

Los opositores impidieron en un principio que los paramédicos atendieran al hombre, que negó que fuera un oficial de seguridad, después de que perdió el conocimiento, pero alrededor de las 23:00 horas locales una ambulancia logró rescatarlo y trasladarlo a un hospital.

Afuera de la terminal los policías que resguardaban la ambulancia se enfrentaron con los manifestantes quienes atacaron a las patrullas, y en este marco policías antidisturbios equipados y oficiales de élite del Escuadrón Táctico Especial replegaron a los manifestantes utilizando gas pimienta y macanas.

En el interior de la central aérea se registraron peleas y fuertes discusiones entre los viajeros que perdieron el control por los bloqueos y retrasos por segundo día consecutivo por miles de manifestantes en su mayoría jóvenes vestidos de negro y con el rostro cubierto que protestaban en ambos edificios de la terminal.

En este marco, la autoridad aeroportuaria, representada por el abogado Benjamin Yu, recibió la noche del martes una orden judicial contra quienes ocupaban el inmueble, según publicó este martes el diario South China Morning Post.

La protesta en la central aérea inició la tarde de este martes cuando cientos de manifestantes en favor de la democracia organizaron una nueva manifestación en el aeropuerto de Hong Kong, un día después de la protesta masiva que llevó a la cancelación de más de 300 vuelos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.