Por Francisco Tijerina.

“Para tener éxito, la planificación sola es insuficiente.

Uno debe improvisar también”

Isaac Asimov

Dos siniestros han puesto a prueba la capacidad de reacción, pero sobre todo de improvisación, de dos alcaldes metropolitanos en los últimos días: Cristina Díaz y Zeferino Salgado.

En condiciones distintas, dos incendios de grandes proporciones, y sobre todo alcance en lo social y humano, han hecho que los ediles desplieguen lo mejor de cada uno y exijan al máximo a sus colaboradores para afrontar la contingencia.

De entrada, la contención y la ayuda de primera mano a los afectados, salvaguardar a las personas movilizándolas a sitios en donde no corriesen riesgos; y después, junto con ellos, regresar a sus hogares para analizar los daños y ver opciones para volver a levantarse.

Hay que decir que la naturaleza ha estado a favor de las personas en las dos situaciones porque a pesar de lo aparatoso de los incendios, no hubo pérdidas humanas que registrar y esa es la mejor noticia.

Y aunque los siniestros no son culpa de la autoridad, pasados unos días comienzan las peticiones que van elevando el tono y terminan en exigencias, muchas de las cuales son cosas que antes ni siquiera tenían, pero que hoy las piden.

Y ahí están ambos alcaldes, al lado de los suyos, resolviendo, inventando, improvisando sobre la marcha, consiguiendo apoyos y al mismo tiempo atendiendo las obligaciones normales de su agenda y problemáticas específicas de otras áreas.

Es en situaciones así cuando se mide la capacidad de los gobernantes y se evalúa la eficiencia de sus equipos. Con justeza debo aplaudir a ambos munícipes por su labor y entrega, es lo menos que se podría esperar de ellos y son un ejemplo de que siendo la autoridad de mayor cercanía con los ciudadanos, saben y pueden chambear para resolver los problemas.

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.