La senadora de la República, Martha Lucía Mícher Camarena, ofreció una disculpa a jóvenes feministas por malas expresiones o comentarios que realizó en torno al debate que surgió por las manifestaciones contra la violencia hacia la mujer, recientes en la Ciudad de México.

A través de un breve mensaje por sus redes sociales, la funcionaria federal dijo que, aunque no argumenta sobre el feminismo desde la misma perspectiva que generaciones más jóvenes, está convencida que las manifestantes actuales deben ser “nuestros relevos generacionales”.

 “Aunque no hablamos desde la misma perspectiva del feminismo, sí es la misma lucha. Por ello les ofrezco una disculpa si comenté o me expresé incorrectamente. Sepan que estoy empeñada en que ustedes deben ser nuestros relevos generacionales […] Estoy orgullosa de verlas adelante, en la lucha, con una gran energía y gran compromiso en contra de violencia hacia las mujeres”.

Mícher aseguró que las recientes protestas de mujeres la hicieron reflexionar y reconoció que recibió una lección de las nuevas generaciones de feministas. Señaló que le falta mucho por aprender pero que continuará apoyando la lucha feminista con la implementación de políticas públicas a favor de los derechos humanos de las mujeres.

“Debo reconocer que ustedes, mujeres jóvenes feministas, me han dado una lección. Me dijeron que es tiempo de un cambio […] Vamos a derrocar al machismo y acabar con el patriarcado”.

Mícher se pronunció contra violencia en marcha

El mensaje de la senadora Mícher sucede luego de que el pasado viernes 16 de agosto, y tras las protestas en la Ciudad de México, expresara a través de su cuenta de Twitter que la “los actos violentos no reflejan nuestra causa”, aludiendo al hartazgo de las mujeres que participaron en dicha movilización.

“Me preocupa tanto la violencia y agresión que sufrieron el día de hoy las y los elementos de seguridad pública, como me preocupan las miles de niñas y mujeres agredidas sexualmente a diario. Los actos violentos no reflejan nuestra causa, ni contribuyen a una cultura de la paz”.

Luego de esto, su red social se llenó de comentarios negativos que calificaron su postura como “decepcionante” o desde una posición de “privilegio”, otros le dijeron que renunciara a su puesto público.

Durante la segunda marcha #NoMeCuidanMeViolan, miles de mujeres exigieron justicia por los casos de violaciones sexuales realizadas por elementos de la policía capitalina en las últimas semanas, y en general por la violencia hacia las mujeres en el país.

La protesta de hartazgo de mujeres se vio reflejada cuando todas las manifestantes comenzaron a destrozar la estación del Metrobús insurgentes, una estación de Policía de la calle Florencia y con pintas en el Ángel de la Independencia.

Fotografía: @MaluMicher

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.