Nuevo León trasladó ayer 119 reos a los Ceferesos de Guanajuato y Morelos, como parte de la despresurización de los centros penitenciarios del Estado. Durante la madrugada de este jueves, informó Manuel González Flores, Secretario General de Gobierno, se inició el operativo en el que participaron cerca de 30 vehículos y 150 elementos.

Un total de 99 internos de los penales Topo Chico, Apodaca y Cadereyta, fueron transferidos, por tierra, al Cefereso Número 12 de Ocampo, Guanajuato. Asimismo, 20 mujeres del nuevo Reclusorio Femenil, en Escobedo, abordaron un avión con destino a la ciudad de Cuernavaca, Morelos, sede del Cefereso Femenil Número 16.

“Este es el principio del final del cierre del Topo Chico, unos fueron en avión otros fueron en autobús. Todo esto está basado en inteligencia penitenciaria de Nuevo León y del país, este es el primer acomodo de PPL (personas privadas de su liberad) que están en el Topo Chico y en otros para poder lograr el cierre del Topo y la certificación de los cuatro penales que van a quedar”.

En el caso de los reclusos que se transportaron por carretera, se echó mano de cuatro autobuses resguardados por 100 efectivos de Seguridad Penitenciaria, 26 de Fuerza Civil, 15 del Ejército Mexicano y dos más de la Policía Federal en 23 unidades.

Además, 30 uniformados de Seguridad Penitenciaria y 10 de Fuerza Civil, en 15 vehículos, escoltaron a las mujeres que fueron movilizadas en un autobús al Aeropuerto Internacional Mariano Escobedo, donde abordaron el avión Embraer 190. A decir de las autoridades, el dispositivo se realizó con éxito y sin ningún incidente. A la fecha suman alrededor de 2 mil reos trasladados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.