La queja que interpuso, el Gobernador del Estado, Jaime Rodríguez Calderón ante la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación al inconformarse con la resolución que emitió la Sala Regional Especializada no es otra cosa más que miedo, dijo Ramiro González Gutiérrez. El coordinador de la bancada de Morena del Congreso Local afirmó que era de esperarse que el mandatario estatal se siga defendiendo de un veredicto por demás comprobable por un tribunal.

“Sigue insistiendo, sigue pelando como cualquier ciudadano, como cualquier persona que se siente agraviada y que utilice las instancias legales. Que los tribunales decidan en ese sentido, pero si se defiende quiere decir que existe el temor de que pueda suceder algo en contra de él”.

El líder de los diputados de Morena dijo que al tratarse de un mismo asunto no dudaría en que Jaime Rodríguez correrá con la misma suerte de Manuel González Flores, secretario General de Gobierno a quien le desecharon o negaron un amparo.

“Espero que haya cambiado Jaime Rodríguez la estrategia que usó el secretario General de Gobierno, porque si no lo hizo tendrá el mismo fin. Si son los mismos argumentos jurídicamente hablando tendrá el mismo fin. Es el mismo asunto, es el mismo tema, normalmente la Sala Superior respetan la resolución del tribunal anterior, pocas veces se produce un cambio”

González Gutiérrez dijo que el mandatario estatal pareciera estar desesperado por el este tema. “Son situaciones en el cual se dice ‘el miedo no anda en burro’ y necesita ir por todas las instancias ante el temor de lo que pueda pasar ante la resolución del Congreso. Definitivamente es una acción en la cual va a agotar a todas las instancias antes de que se emita una resolución. Ya es mucho el desgaste lo que está pasando el Gobierno de Nuevo León, es mucho desgaste ante la opinión pública. Sobre todo, los tiempos se acercan, los tiempos se cumplen y ya están corriendo”.

El Poder Legislativo cuenta en sus manos con el ordenamiento del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de aplicar una sanción en contra del Gobernador, Jaime Rodríguez Calderón y el Secretario General de Gobierno Manuel González Flores. La resolución del TEPJF señala que el mandatario estatal mantuvo una actuación dolosa por hacer uso de sus funcionarios para la recolección de las firmas, y también tuvo una actuación negligente, de acuerdo con la normatividad interna de la Administración Pública de Nuevo León.