Instagram cuenta con una enorme popularidad y desde hace tiempo se ha convertido en una herramienta eficaz para que unos se ganen la vida y otros aumenten su autoestima. En una entrevista exclusiva con Sputnik, dos expertos relataron qué se esconde entre bastidores en esta red social.

¿Cuánto ganan los influencers?

Hay diferentes maneras de monetizar Instagram. Los influencers ganan dinero a través de sus promociones, pero esta no suele ser la única forma de obtener ingresos, explicó a Sputnik la CEO y fundadora de la agencia Influgency, Arantxa Pérez.

Muchos influencers tienen trabajos aparte o empresas que generan ingresos gracias a su popularidad y a las inversiones de lo que ganan en redes. La publicidad en Instagram representa sólo una parte de sus beneficios.

“Los pagos por promociones varían en cuanto al número de seguidores, pero están más ligados a los impactos que tienen sus publicaciones que al volumen de seguidores. Por otra parte, cada vez es más común la promoción en stories y no tanto en el feed”.

La cantidad de dinero que gana un influencer oscila bastante. Puede ir desde la colaboración por producto sin pagos hasta miles de euros por una sola foto.

Una modelo puede tener muchos seguidores y promocionar productos de su día a día y una instagramer puede aspirar a convertirse en modelo. Los instagramers tampoco son comerciales, son generadores de imagen de marca que potencian las ventas.

“Esta costumbre de algunas marcas de pagar por comisión no es lo habitual. Igual que una vendedora de una tienda no es la modelo que está en el escaparate, una instagramer puede aumentar las ventas, pero no tiene por qué venderte el producto”, profundizó Pérez.

¿Quién gana más en Instagram?

Los sectores más preciados son los de la belleza. Los viajeros suelen costearse el viaje a cambio de promoción. Por ejemplo, ponen el foco en los looks o cremas que usan en el viaje.

“Los instagramers son autónomos, o deberían serlo y pagar sus impuestos como actividad laboral, tanto en especie (producto) —aunque esta parte no se suele facturar— como mediante facturas “, explicó.

La industria funciona de la misma manera en todo el planeta, pero los cachés y lo que los influencers están dispuestos a hacer por las marcas sí varía en función de los países.

Por ejemplo, Alemania suele ser más estricta en cuanto a negociaciones de precio y productos. Miran mucho más lo que promocionan y cómo. Este enfoque es mejor. En España la gente suele ser más laxa y acepta cualquier cosa, apuntó Pérez.

¿Cuál es la mejor manera de promover la publicidad para un influencer?

Algunos usuarios de Instagram publican contenido publicitario aparentemente no patrocinado como si no tuvieran la intención de promoverlo; otros lo hacen oficialmente con una inscripción sobre la publicación que dice “Patrocinado por”. Es decir, unos lo hacen con sinceridad, mientras que otros tratan de ocultar sus intenciones, aunque sea obvio que se trata de un anuncio pagado.

Los usuarios que siguen cuentas en Instagram ya distinguen perfectamente el contenido patrocinado del que se publica sin ánimo de lucro.

“Es normal que cobres si estás dando visibilidad a una marca, pero, por lo menos, que los seguidores no sientan que ya nada es real, sino que tu sugerencia, aunque sea pagada, la usas en algún momento de tu vida y lo que cuentas es cierto”, destacó la entrevistada.

La ley es distinta en cada país y no es clara en cuanto a redes sociales específicas. Por lo tanto, cada cual actúa según su criterio, y la marca en cuestión también. En muchos casos son las propias firmas las que impiden que se diga que se trata de un post patrocinado.

“La cantidad de seguidores que un influencer tiene determina si la publicación se paga y en qué cantidad, o si sólo se realiza a cambio del producto. Cada vez más los microinfluencers son un sector en el que se fijan las marcas por la falta de pretensiones económicas y cercanía a su círculo (nicho y target que la marca tiene como objetivo)”, puntualizó.

Aunque dicho sector parezca pequeño en comparación con los grandes influencers, la posibilidad de llegar a 4 mil seguidores con un alcance de su foto de alrededor de 20 mil personas es mucha gente en un solo clic. A las marcas los microinfluencers les resultan cada vez más rentables, ya que estos suelen trabajar sólo por producto.

Objetivo: lograr la lealtad de sus seguidores

Si un instagramer quiere hacer que sus seguidores sean leales, tiene que vivir en la red social como vive en la vida real. Esto es palpable a ojos de quienes te siguen y aporta confianza y credibilidad.

“Siendo fiel a ti mismo y a tus convicciones de vida constantemente: esto crea un vínculo, tal y como si forjas una amistad fuera de Instagram”, subrayó Pérez.

Al mismo tiempo, son excesivamente comunes la compra de seguidores y de likes, así como el amiguismo en las contrataciones, que no tienen nada que ver con la influencia real de un instagramer.

¿Por qué muchos usuarios Instagram publican en masa fotos de su vida?

Redes sociales e Instagram se han convertido en una verdadera adicción para millones de usuarios. El psicólogo español Nacho Coller explicó en una entrevista a Sputnik las razones de este fenómeno, que está vinculado en gran medida con el afán de reconocimiento.

Los instagramers desean ser alguien en el mundo y conseguir los ansiados me gusta. Es decir, por un lado, el objetivo de muchos jóvenes es agradar.

“También es cierto que hay un colectivo de influencers que viven de esto”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.