Comerciantes de la Central de Abasto estuvieron cerca de lograr que la conferencia matutina de este 11 de septiembre no se llevara a cabo, cuando bloquearon todos los accesos a Palacio Nacional.

Cientos de manifestantes arribaron a la Plaza de la Constitución poco después de las cinco de la mañana y se postraron en todas las puertas de entrada del recinto para demandar que la federación intervenga en un conflicto que mantienen con el Gobierno de la Ciudad de México.

Por varios minutos, los reporteros que cubren las mañaneras fueron conducidos por personal de la Vocería a varias entradas del Palacio, pero en todas se encontraron con inconformes bloqueando el acceso.

Poco antes de las 7 de la mañana, policías militares abrieron una de las puertas sobre la calle de Moneda que se encontraba poco custodiada y los reporteros pudieron ingresar a Palacio Nacional, de manera por demás atropellada.

En esta ocasión, acudieron como invitados especiales a la conferencia representantes de la empresa Fermaca para hablar sobre el acuerdo alcanzado con la CFE en la operación de ductos de gas. El presidente de la compañía, Fernando Calvillo Álvarez, ingresó por esta puerta a punta de empujones junto con los miembros de la prensa.

Condena a manifestantes

Ya en la conferencia, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se refirió al incidente y condenó la actitud de los manifestantes. Tras señalar que el asunto corresponde a las autoridades capitalinas y que, de todos modos, su gobierno ya está atendiendo los reclamos, el presidente agregó:

“Esos no son los modos, tienen, respetuosamente lo digo, tache. No debe ser así”.

Su administración, remató el mandatario, se conduce con responsabilidad y atiende a todos los que tienen alguna inquietud o problema, pero “lo que está mal es que vengan con esas prácticas agresivas. No a la violencia. Se ve mal eso y no le ayuda en nada”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.