La perfectamente encalada casa de Hernán Cortés, en Coyoacán, abrió las páginas de los muros mexicanos como medio de comunicación. “Pared blanca, papel de necios”, escribió el propio Cortés consonando los versos que criticaban su avaricia. La pared, interior o exterior, y sus similares en vehículos privados y públicos, son espacios no convencionales pero efectivos para transmitir un mensaje.

El escritor Armando Alanís tuvo, hace más de veinte años, la inspiración de llevar la poesía a los muros del área metropolitana de Monterrey. Poco a poco, los muros de Acción Poética se multiplicaron. Rebasaron a la metrópoli, replicaron en todo México, y finalmente llegaron más allá de las fronteras, a otros países de Europa y América.

Acción Poética es Armando Alanís, pero Armando Alanís es más que Acción Poética. Hay en este escritor una trayectoria que, aunque gravite alrededor de la Literatura, se ha disparado hacia otras disciplinas del arte y de su difusión. Gabriel Contreras se “pone los tenis” de Armando Alanís para recorrer esa trayectoria y mostrarnos un poco más del escritor, y confirmarnos que la consonante respuesta que dieron a Hernán Cortés, era bastante justa: “y aún de sabios y verdades…”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.