El nombre de Alexéi Leonov pasó a la historia cuando, en 1965, se convirtió en el primer astronauta en realizar un paseo espacial, es decir, fue el primero que salió de una nave para “caminar” en el espacio. Este 11 de octubre, el “peatón del espacio” murió con 85 años de edad, tras enfrentarse a una larga enfermedad.

El 19 de marzo de 1965, durante una expedición que comandaba a bordo de la nave Voskhod-2, Alexei se enfrascó en una misión especial que duró aproximadamente 20 minutos y consistió en abrir una de las compuertas de vehículo, y luego salir de ella para ser un paseo por el espacio abierto. “Me sentí como si fuera un grano de arena”, dijo Alexei Lonov para la BBC.

Sujetado por un cable a Voskhod-2, el cosmonauta de 31 años se alejó entre dos y tres metros de la cubierta y a pesar de que el sol lo cegaba, permaneció ahí, 500 kilómetros arriba del resto de los humanos, alrededor de 10 minutos en una labor que no resultaba sencilla.

Un viaje que estuvo a punto de terminar mal

A pesar de que en el momento en que la nave aterrizó, la agencia espacial soviética contó tomo como si de un cuento de hadas se tratara, tiempo después el propio Alexei relató que para nada se trató de una experiencia de ensueño pues estuvo llena de dificultades y riesgos.

Tras pasar 10 minutos en la ingravidez, flotando en el espacio, el astronauta debía volver a la nave o podría morir, pero no conseguía entrar por la escotilla pues su traje se había hinchado, estaba mucho más grande de lo que era originalmente. Para solucionarlo desde la Tierra decidieron sacar todo el aire que contenía, pero lo hicieron sin avisarle, aun cuando podría haberse asfixiado. El esfuerzo fue tanto que Leonov adelgazó seis kilos.

Una vez que intentó volver a la nave, la escotilla por la que había salido se negaba a cerrarse, estaba averiada. pero ahí no acabaron los sobresaltos, el aterrizaje no fue como se esperaba y los astronautas tuvieron que hacerlo de forma manual.

Cayeron en un bosque de Siberia cuya noche registraba temperaturas de hasta -25 grados; resultado del frío y el cansancio, la tripulación se quedó dormida; fueron rescatados tres días más tarde.

Un viaje espacial de paz

Diez años después de haber paseado en el espacio, Leonov dejó otra marca en la historia al ser comandante en la misión Apolo-Soyuz, la primera que realizaron conjuntamente los dos rivales de la Guerra Fría, la Unión Soviética y Estados Unidos, que además estaban inmersos en una carrera espacial.

El acontecimiento fue un parteaguas para el inicio de una cooperación que sigue vigente en nuestros días.

Con información de AFP y ABC y RT.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.