Las fuerzas turcas tomaron desde este sábado el control de la ciudad de Ras al-Ain, situada al este del río Éufrates, en el noreste de Siria, en su ofensiva lanzada contra las milicias kurdas, en la cual casi 200 mil personas han sido desplazadas.

“Después de varias operaciones exitosas dentro de nuestra ofensiva ‘Primavera de Paz’, la ciudad de Ras al-Ain, situada al este del Éufrates, ha pasado bajo nuestro control”, aseguró el Ministerio de Defensa de Turquía en un comunicado, reportó el diario Hürriyet.

Medios turcos publicaron imágenes de las fuerzas turcas, acompañadas por miembros del Ejército Nacional Sirio, disparando en el centro de Ras al- Ain e inspeccionando el terreno para retirar posibles explosivos colocados por las milicias kurdas. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que cuenta con una amplia red de activistas en Siria, confirmó que las fuerzas turcas y sus aliados sirios entraron en la ciudad, sin embargo, milicianos kurdos desmintieron esa información.

Las fuerzas turcas ya habían tomado 18 localidades en los alrededores de Ras al-Ain y Tal Abiad en su avance contra las llamadas “Unidades de Protección Popular”, hasta ahora apoyadas por Estados Unidos en la lucha contra el Estado Islámico, pero consideradas por Ankara como terroristas por sus vínculos con la guerrilla turco-kurda.

Poco antes, el Ministerio turco de Defensa negó que sus fuerzas hayan atacado con artillería a las tropas estadunidenses desplegadas en el noreste de Siria, cerca de Kobane, como denunciaron la noche del viernes fuentes del Pentágono.

“Atacar a las fuerzas estadounidenses está fuera de cuestión. Existe la coordinación necesaria entre nuestras fuerzas y los estadounidenses”, dijo el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, desde el comando central de la operación en Sanliurfa, a unos 50 kilómetros de la frontera turco-siria.

Turquía lanzó el miércoles pasado su denominada “Operación Primavera de Paz” contra las milicias kurdas en el noreste de Siria con el objetivo de alejar a los “terroristas” de la frontera turca y establecer una zona segura para acoger a los miles de refugiados sirios que permanecen en territorio turco.

Entonces, al menos 34 civiles ya habían perdido la vida, mientras cerca de 200 mil se habían visto obligados a huir de sus hogares por los ataques y combates entre las tropas turcas y las milicias kurdas sirias, reportó este sábado la Media Luna Roja Kurda. Asimismo, unos 415 “terroristas”, como Turquía denomina a los combatientes de las YPG, han sido abatidos en los cuatro días de ofensiva en el noreste del territorio sirio.

Turquía, que tiene una frontera de 911 kilómetros con Siria, ha denunciado que el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán y su extensión YPG constituyen la mayor amenaza para el futuro sirio, poniendo en peligro la integridad territorial y la estructura unitaria del país.

Asciende a 415 cifra de kurdos muertos

Turquía intensificó su ofensiva militar en el norte de Siria en el marco de la “Operación Primavera de Paz”, que entró en su cuarto día, y que ha dejado hasta el momento un balance de 415 kurdos muertos, según las autoridades turcas.

Las tropas del ejército turco y las fuerzas sirias aliadas continúan avanzando, golpeando por aire y tierra las posiciones terroristas, según reportó la cadena CNN Turk. El Ministerio de Defensa de Turquía elevó a 415 el número de combatientes kurdos muertos durante la operación militar en el noreste de Siria.

“La operación ha continuado de manera productiva durante la noche al este del río Éufrates”, indicó el ministerio en su cuenta de Twitter, especificando que los ataques contra las fuerzas “terroristas” kurdas se efectuaron tanto en tierra como desde aire.

El ministerio también dijo que tres de sus soldados fueron asesinados, mientras que otros tres resultaron heridos. El ejército de Turquía aseguró que 14 aldeas sirias han sido liberadas hasta ahora de “terroristas” como parte de su ofensiva contra los combatientes kurdos en el noreste de Siria. El ejército agregó que 73 combatientes del grupo de Unidades de Protección del Pueblo Kurdo han sido “neutralizados” en las últimas ocho horas.

El régimen turco escaló su agresión contra el territorio sirio e intensificó sus bombardeos contra las instalaciones de servicio, especialmente los centros de salud, denunció la agencia siria SANA: “El ejército turco reanudó hoy sus bombardeos con artillería y aviación contra las ciudades y poblados de la provincia de Hasakeh, en particular la ciudad de Qamishli, donde dos civiles murieron y otros resultaron heridos”.

Liga Árabe llama a Turquía a frenar su ofensiva

La Liga Árabe exhortó a Turquía a frenar su operación militar en el noreste de Siria y a retirar sus tropas de ese país, luego de calificar como una “invasión y agresión contra la soberanía de Damasco” la ofensiva que lanzó hace tres días contra las milicias kurdas. Liga Árabe está considerando tomar medidas diplomáticas, económicas, de inversión y turismo contra Turquía, aseguró el secretario general de la organización panárabe, Ahmed Aboul Gheit, durante una reunión de emergencia, convocada por Egipto.

“Condenamos esta agresión, llamamos a Turquía a detener totalmente y de manera inmediata todas las acciones militares, así como a retirar las tropas que entraron en territorio sirio”, dijo Gheit. Atribuyó toda la responsabilidad a Turquía “por posibles consecuencias humanitarias de la agresión”, y advirtió sobre el riesgo de “un verdadero genocidio de los kurdos” que viven en esas regiones de Siria, reportó el diario egipcio Al-Ahram.

El ministro de Asuntos Exteriores de Irak, Mohamed Ali Alhakim, presidente de la actual sesión de la Liga Árabe, también condenó la ofensiva turca en Siria al advertir que “exacerbará las crisis humanitarias, aumentará el sufrimiento del pueblo sirio y fortalecerá la capacidad de los terroristas para reorganizarse”.

El canciller de Arabia Saudita, Adel al-Jubeir, también su sumó a la condena y urgió a Turquía a detener de inmediato su operación militar en Siria, ya que está causando más sufrimiento al pueblo sirio, por lo que llamó a encontrar una solución política.

Los ministros de Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y de El Líbano se pronunciaron en el mismo sentido, coincidiendo en que la ofensiva de las fuerzas turcas en el noreste de Siria conducirá en una catástrofe humanitaria.

La comunidad internacional pidió a Turquía poner fin a su operación militar contra las milicias kurdas en el noreste de Siria y a retirar sus tropas desplegadas en el país vecino, ya que ello amenaza la seguridad y la paz en la región y socava los esfuerzos en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico. Este sábado, Alemania suspendió las exportaciones de armas a Turquía debido a la ofensiva en el noreste del territorio sirio.

Turquía lanzó el miércoles pasado su denominada “Operación Primavera de Paz” contra las milicias kurdas en el noreste de Siria con el objetivo de alejar a los “terroristas” de la frontera turca y establecer una zona segura para acoger a los miles de refugiados sirios que permanecen en territorio turco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.