La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la extinta Procuraduría General de la República (PGR) perdió diamantes asegurados a presunto contrabandista. Fue en 2014 cuando se decomisaron los diamantes, piedras preciosas y semipreciosas al presunto contrabandista turco Apel Çelik y hasta 2017 se dieron cuenta del extravío.

Reforma tuvo acceso a documentos ministeriales, luego de que se abriera la carpeta ministerial (actualmente en curso) en la Visitaduría General de la Fiscalía General de la República.

Valor de los diamantes “perdidos”

Según el expediente, en distintos locales comerciales de la Riviera Maya se aseguraron 4 mil 569 joyas y diamantes, con un valor de 185 millones 431 mil 525 pesos. En tanto, las piezas perdidas tienen un costo aproximado 53 millones de pesos.

Se dice que las piedras preciosas desaparecieron de una bóveda de la SEIDO.

Decomisos en diversos establecimientos

En su nota, Abel Barajas señala que mientras en Turquía, Apel Çelik tenía una sentencia por la quiebra fraudulenta de un banco, en México estaba identificado como un contrabandista que vendía diamantes en Cancún, Cozumel y Playa del Carmen.

En diciembre de 2014, el Servicio de Administración Tributaria embargó los locales comerciales de Inmobiliaria Principio Maya, Lapis Diamante, Sondik Maya y Lapis Mahahual. La entonces PGR cateó, 7 días después, la joyería Jewerly Factory Lapis, en Puerto Aventuras, a la que pertenecían las joyas perdidas.

En 2017 se supo de la desaparición

En 2017 se supo de la desaparición. Y las autoridades se enteraron porque 3 personas que en su momento fueron investigados como presuntos cómplices de Çelik reclamaron su devolución.

En junio de ese año, la Unidad Especializada en Análisis Financiero (UEAF) llevó a cabo una inspección material y física en las instalaciones de la SEIDO. Entonces se encontraron los objetos asegurados el 16 de diciembre de 2014, aunque no los embargados por el SAT el 23 de diciembre.

Fotografía: archivo/ Cuartoscuro