Rusia apoya al “legítimo gobierno de Siria” para evitar que grupos terroristas lleguen a la zona del Cáucaso, explicó el presidente ruso Vladimir Putin, y aunque mostró esperanza de que no suceda una nueva guerra fría, advirtió que su poderío militar le traería poco daño.

El jefe del Kremlin explicó a cadenas de televisión árabe la posición rusa sobre Siria, Iraq y Libia, en una entrevista donde resaltó los lazos de Moscú con Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, que visitará los próximos lunes y martes.

Sobre una nueva guerra fría, dijo que no la desea, pero de darse los arsenales rusos, con armas que nadie más en el mundo tiene, impedirían que Rusia fuera poco afectada: “Nosotros tenemos armas que nadie más tiene, gracias a que nos hemos centrado en áreas cruciales”, dijo y expresó su confianza pese a ser el séptimo país en gasto militar con 48 mil millones de dólares mientras el primero, Estados Unidos, eroga 700 (mmdd).

El mandatario ruso fue entrevistado por los corresponsales de Al Arabiya, Sky News Arabia y RT en Árabe, ante quienes reconoció que en la época soviéticas los vínculos con Árabia Saudita estuvieron bajos, pero ahora “han cambiado dramáticamente” y Ryad es una “nación amiga”.

Describió que en materia económica con Arabia Saudita “prácticamente todo está por hacerse”. Hay ya una plataforma para inversiones por 10 mmdd de los cuales 2 mmdd han sido usados, y se considera invertir más de 1 mmdd en una petroquímica. Consideró a los EAU uno de sus más cercanos y promisorios socios, con una plataforma de inversiones por 7 mmdd, de los cuales 2 mmdd ya han sido empleados.

Respecto a las crisis regionales, calificó de “positivo” el papel de Arabia Saudita en Siria, donde Rusia ha trabajado de cerca con Turquía e Irán. Recordó que la invasión estadounidense a Iraq no tuvo el mandato de Naciones Unidas, no se estimaron las ramificaciones de invadirle y deseó que se solucionen el conjunto de problemas que enfrenta.

En relación con Libia indicó que tras la caída de Mohammar Ghadafi aún prevalece el caos y la confusión, con un fuerte flujo de migrantes de África a Europa, en una situación que en conjunto desestabiliza a todo Medio Oriente.

Con más amplitud abordó el tema de Siria, donde se ha apoyado al que llamó “legítimo gobierno”, el cual reconoció que tiene problemas, lo que no significa que se vaya a reconocer que los terroristas se apropien de esa nación y establezcan en su lugar un pseudo Estado.

No permitiremos a los militantes moverse hacia las exrepúblicas de la Unión Soviética, afirmó Putin de manera clara. No hay muros ni régimen de visas entre Rusia y esos países (Armenia, Azerbaiyán y Georgia, entre ellos), y no vamos a permitir a los militantes que se infiltren desde ahí, precisó.

El mandatario ruso se refería a los países ahora independientes que menos de 30 años atrás formaban parte de la desaparecida Unión Soviética, los cuales tienen fuerte presencia de mayoría islámica, mientras el Estado Islámico (EI o Daesh), pretende la creación de un gobierno propio (califato) en la región.

Putin habló a la prensa árabe a una semana del retiro estadounidense militar de Siria, con lo que Turquía comenzó una ofensiva contra rebeldes kurdos que pretenden un territorio autónomo, retiro que ha despertado temores de que el casi vencido EI renazca.

“Aún recordamos lo que no hace mucho sucedió en el Cáucaso del Norte, por eso tomamos la decisión de apoyar al gobierno sirio”, agregó sobre los intentos separatistas a cargo de combatientes islámicos en Chechenia, integrante de Rusia.

Más adelante señaló que Irán es un poder regional, un país con un amplio legado cultural, y si se quiere tener buenas relaciones con los vecinos, es necesario reconocer y respetar sus interese. Se puede debatir sobre lo que es legítimo o no, pero siempre todo a través del diálogo, subrayó.

Sobre el acuerdo alcanzado años atrás entre los países con asiento permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, más Alemania e Irán, acerca del programa nuclear iraní, recordó que la Agencia Internacional de Energía Atómica (IEA) ha dicho que Teherán cumple con lo fijado en el documento.

Pidió diferenciar entre los programas iraníes nuclear y de misiles, pues son diferentes, y aunque ambos se deben considerar en las discusiones, debe diferenciarse a fin de no perder lo logrado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.