Este miércoles, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón justificó su inasistencia a comparecer ante el Congreso de Nuevo León por el tema de las “broncofimas”, bajo el argumento de que todo es un “show”.

El mandatario estatal insistió en que el Poder Legislativo no tiene facultades para sancionarlo, por lo que prefirió no acudir y enviar a su abogado. Los argumentos presentados, confió, probarán su inocencia.

“Me parece un show. Ir yo al Congreso a lo mismo, a lo mismo que ya sé, que ya saben los diputados. Yo mandé a mi abogado a que entregara ahí mi dicho, que es el mismo, es decir, no es el Congreso la autoridad que tenga que resolver un tema de ese tipo”.

Reiteró que la Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se excedió en ese sentido, y cuestionó que los legisladores no hayan actuado igual respecto a una sanción dirigida al Senador Samuel García, a quien el Partido Acción Nacional demandó por actos anticipados de campaña.

Esto, consideró, es una clara prueba de que el Congreso Local ha politizado el asunto relacionado con el presunto desvío de recursos públicos durante el acopio de firmas en respaldo a su candidatura presidencial.

“Samuel, también el Tribunal le mandó al Congreso en enero, para que lo sancionara, y no lo han sancionado. La Comisión resolvió y Samuel se amparó y ahí pararon el asunto”.

Rodríguez Calderón refirió que en ambos casos los diputados deben dedicarse más a legislar y menos a la grilla. Entre sus pendientes, recordó, se encuentra la Ley de Movilidad.

“Yo sigo diciendo que el Congreso debería dedicarle más tiempo al tema de la legislación, esto lo están haciendo todos los días, están perdiendo tiempo, tiempo que les paga el ciudadano para resolver los temas”.

Por otro lado, criticó que durante la audiencia tuvieran esperando por más de dos horas a Manuel González Flores, Secretario General de Gobierno.

Fotografía: Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.