Iván Guzmán, “El Chapito”, fue el responsable de organizar el ataque a fuerzas federales para evitar la captura de su hermano Ovidio en Culiacán, de acuerdo con una versión extraoficial difundida por el diario estadounidense The New York Times (NYT).

Según lo consignado en un artículo elaborado por el corresponsal del Times en México, Azam Ahmed, fuentes con conocimiento del caso revelaron que, inicialmente, Iván Archivaldo también había sido detenido por las fuerzas de seguridad desplegadas en Culiacán, pero éstas se vieron superadas por los grupos de respuesta del Cártel de Sinaloa.

Una vez lejos de la custodia policial, el mayor de los hermanos Guzmán se concentró en organizar el ataque para garantizar la libertad de Ovidio, quien se encontraba rodeado de militares y elementos de la Guardia Nacional en un domicilio ubicado en el fraccionamiento de Tres Ríos.

“El hermano mayor orquestó una asombrosa muestra de fuerza para asegurar la libertad de su hermano… El esfuerzo no sólo incluyó retener a los soldados como rehenes, sino también secuestrar a sus familias, según las dos personas informadas sobre el asunto”

La versión oficial sobre el operativo fallido contra Ovidio Guzmán

De acuerdo con la versión oficial del Gobierno de México, Ovidio Guzmán, “El Ratón”, nunca fue “formalmente” detenido por elementos de la Policía Federal Ministerial y de la Sedena. Esto debido a que los oficiales asignados al caso “se precipitaron” y arribaron al domicilio sin contar con la orden de cateo correspondiente.

Sobre Iván Archivaldo, cuyo nombre surgió de manera preliminar como el supuesto detenido el pasado 17 octubre durante el operativo en Culiacán, el gobierno federal no ha emitido comentario ni confirmado los reportes de su involucramiento con los grupos que evitaron la captura de su hermano.

Confirman que sicarios irrumpieron en complejo habitacional de militares en Culiacán

En entrevista con Azucena Uresti, en Radio Fórmula, la periodista del NYT Paulina Villegas, confirmó que presuntos sicarios ingresaron al complejo habitacional ocupado por militares en Culiacán y que amenazaron a las familias con hacer daño “si no liberaban a su jefe”.

De acuerdo con la reportera, al menos media docena de familias confirmaron la irrupción de los delincuentes y el secuestro de un efectivo que en ese momento se encontraba fuera de servicio, durante la crisis del operativo fallido y el sitio criminal a la capital sinaloense.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.