Por Eloy Garza González.

Ayer en la noche, con los audífonos puestos y trotando sobre la avenida Alfonso Reyes, en San Pedro, escuché en YouTube el video de Tatiana Clouthier arremetiendo contra Felipe Calderón en el Congreso de la Unión. Esto a propósito de los recientes hechos delictivos de Culiacán, Sinaloa y de lo que sin duda fue un operativo fallido del gobierno federal. Las cosas por su nombre.

Buen texto el de Tatiana (se nota que lo corrigió varias veces antes de quedar satisfecha), buena dicción (se nota que lo ensayó bien frente al espejo), y buenos recordatorios casi maternales al ex presidente (no seré yo quien se burle de él endilgándole el mote de Tomandante Borolas).

Mientras escuchaba a Tatiana, me enteré por un vecino que a escasas cuadras donde trotaba, habían dejado un cuerpo descuartizado y se suscitó además un extraño operativo de encapuchados, que detenía el tráfico de esa ciudad qué por varios años estuvo blindada.

Lo que le respondí al vecino sobre estos chismes lo repito en este artículo: ¿no sería mejor dejar por la paz a Calderón (a quien no trago ni en pintura), e insistirle mejor a las actuales autoridades de los tres niveles de gobierno, para poner remedio a tanta violencia que se agudiza?

Francamente, ya no está uno para lagrimear con discursos dizque emotivos ni para aplaudir las doctrinas de amor que pontifica AMLO. Yo preferiría escuchar planes y estrategias concretas para reducir los altos niveles de inseguridad que nos están jodiendo la vida a todos.

Y francamente, no necesito que Tatiana me esté recordando en tribuna la guerra absurda que inició Felipe Calderón en el 2006. La tengo presente, muy a menudo. Pero para ser honestos, no fue en las cifras de delincuencia durante el sexenio de Calderón, en lo que pensé mientras escuchaba el caso de los encapuchados de San Pedro. Mas bien me pregunté: ¿Y dónde está la policía? ¿Y la Guardia Nacional? Y sobre todo: ¿Por qué no se declara incompetente en materia de seguridad municipal el alcalde de San Pedro, Miguel Treviño?

Hay muchas lagunas legales en materia de seguridad pública. Muchas. Sería bueno que Tatiana, además de sus punzantes señalamientos contra Calderón, presentara un par de iniciativas de ley al respecto. O cuando menos una. De perdido.

De verdad, para denunciar a Calderón nos encargamos mejor los ciudadanos de a pie. Mientras, que Tatiana legisle. Ya me dijeron que rendirá su informe legislativo. Pues que le vaya bien. A ella y a los que invitó a tan magno evento que según entiendo es legalmente obligatorio. Yo como quiera no iría. Nunca voy a destapes prematuros. Ni a ceremonias autocelebratorias de políticos que más bien deberían cumplir con su deber.

eloygarza1969@gmail.com

@eloygarza

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.