Luego de la marcha que reunió a aproximadamente 1.2 millones de chilenos en la plaza de Santiago, el presidente de Chile, Sebastián Piñera anunció el sábado 26 de octubre, que solicitó a sus ministros “poner sus cargos a disposición” a fin de reestructurar su gabinete.

Piñera también anunció que se levanta el estado de emergencia decretado hace nueve días, durante los que una movilización social con históricas manifestaciones que piden mejoras sociales profundas, ha dejado al menos 20 muertos.

“La marcha que todos vimos ayer fue una marcha multitudinaria y pacífica… todos hemos escuchado el mensaje, todos hemos cambiado. He pedido a todos los ministros poner sus cargos a disposición para poder estructurar un nuevo gabinete, para enfrentar estas nuevas demandas y hacernos cargo de los nuevos tiempos”.

A pesar de los anuncios del mandatario, este sábado miles de chilenos volvieron a reunirse en plazas de todo el país, sin embargo, una concentración en una plaza de la capital dispersada por la policía antimotines con chorros de agua y gas lacrimógeno al no obedecer la orden de despejar las calles.

Por su parte, el Instituto Nacional de Derechos Humanos señaló en su último informe que, durante el estado de emergencia anunciado por el presidente, han sido detenidas 3 mil 162 personas, 343 de ellas menores de edad, y contabiliza 997 heridos -413 con presuntas heridas por armas de fuego-.

Asimismo, para investigar las denuncias por violaciones a los derechos humanos, la siguiente semana se espera la llegada de una misión de la Alta Comisionada de Derechas Humanos de Naciones Unidas, la ex Presidenta chilena Michelle Bachelet.

“Los anuncios del Presidente me parecen geniales, porque estamos esperando cambios y éstos tienen que empezar por algo […] que se vayan todos, porque se han reído de la gente, porque ¿cómo un ministro puede decir ‘levántense temprano’ para ahorrar dinero?”.

La revolución social en Chile inició con las protestas de estudiantes contra un alza tarifaria en el sistema de transporte subterráneo, que se extendió para exigen mejores pensiones, salarios, educación, viviendas, peajes y medicamentos más baratos, entre otras demandas.

Por ello, Piñera ya había anunciado una serie de proyectos que incluyen un aumento de 20% en las pensiones y de 16% en los ingresos mínimos. También contempla aplicar rebajas en medicamentos y reducir los altos ingresos de los parlamentarios.

Hasta ahora, la mayor parte del país estaba bajo estado de emergencia y en toque de queda.

Con información de AP.