Por Jorge Narváez.

Nuevamente la afición regia escribirá su historia con un nuevo récord de asistencia en una final de fútbol femenil y mucho ayuda que será con la rivalidad de la ciudad.

Cada torneo se va incrementando el interés de todos los que hacen posible el fútbol mexicano, aunque, claro está, falta mucho camino para alcanzar las cifras óptimas y mucho trabajo para ponerse a la par de las potencias mundiales.

Los regios siempre han respondido al llamado de Tigres o Rayados, en este caso de las escuadras femeninas, y tal fue la respuesta, que hasta hubo aficionados que decidieron dormir al exterior de las taquillas del estadio.

Esa acción bien la deben de agradecer las directivas, porque no es cualquier cosa. Esas personas sí tienen qué hacer: dejaron de hacer cena, cambiaron la cama por el piso, soportaron la incomodidad, aguantaron el frío y hasta se expusieron a la inseguridad.

En su visita a Monterrey, la Liga MX Femenil tenía la encomienda de dar un mensaje a la afición regia: acudir al estadio y romper el récord.

En esta final, es bueno que la Liga se involucre más con la afición, sobre todo porque es la interesada en que el torneo sea aceptado por los amantes al fútbol. La institución deportiva hizo un intenso tour de medios, además expuso el trofeo en el Parque Fundidora para generar empatía con los seguidores y ser parte del ambiente que siempre se genera en una final de fútbol.

Ahí viene la Final varonil y, en caso de que Rayados avance, ojalá que se repliquen las mismas acciones, sobre todo porque estaríamos a unos días de despedir el año y muchos directivos estarán pensando más en las vacaciones y en las fiestas que en la cancha.

Fotografía: Twitter U Femenil

@SoyJorgeNarvaez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.