Desde septiembre de 2019, gran parte del territorio de Australia se ha visto azotada por los incendios forestales; informes oficiales indican que más de 10 millones de hectáreas han sido afectadas y las estimaciones de los especialistas indican que mil millones de animales podrían haber perdido la vida en medio de esta tragedia.

Aunque el desastre tiene orígenes multifactoriales, una de las principales razones por las que los incendios no ha podido extinguirse es la falta de lluvias. Sin embargo, una pequeña esperanza llegó a Nueva Gales del Sur el 16 de enero cuando el agua comenzó a caer del cielo rompiendo la sequía que además de a los bosques, afectó a la fauna.

Ha trascendido que la lluvia, que duró más de 48 horas y luego se ha presentado de manera intermitente, ayudó a apagar alrededor de 50 incendios, por lo que ahora sólo restarían unos 30, sin contar los de la Isla Canguro.

Las lluvias no sólo emocionaron a los humanos sino también a los animales que, después de meses, tuvieron la oportunidad refrescarse y beber agua libremente; un video captado en el zoológico Symbio Wildlife Park muestra a canguros, koalas y capibaras comiendo, saltando y jugando bajo el agua.

El video fue compartido en la cuenta de Facebook de la reserva natural y consiguió darle la vuelta al mundo pues para todo el mundo es una gran noticia la caída de lluvia y mas aún, ver que al menos una parte de los animales recuperan su vitalidad con algo que para muchos humanos es tan cotidiano que pierde relevancia.

Ver esta publicación en Instagram

Aussie animals celebrate the arrival rain 🌧 🐨🦘🥰

Una publicación compartida por Symbio Wildlife Park (@symbiowildlifepark) el

En el mismo sentido, en días pasados, se hizo viral el video de un granjero que celebra el fin de la sequía junto a sus vacas mientras les informa que ahora tendrán más comida para alimentarse como es debido.

Fotografía: Tomada de video

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.