Por José Jaime Ruiz

@ruizjosejaime

El senador por Nuevo León, Samuel García, es un dechado de pachangas. Así lo ven sus seguidores y su próxima esposa. Imitar su estilo de vida produce encomios, también envidias, nunca votos. La afasia política de Samuel lo llevó a argumentar lo objetable: los vicios privados como virtud pública. Samuel se equivoca en su discurso como argumento, como justificación. ¿Qué pasa? Que prefiere asistir al Super Bowl y a su enésima despedida de soltero en Miami y no a su responsabilidad pública de asistir al recinto del Senado.

Leamos al muchacho en sus redes:

1.- “Desde niño siempre fui fan del americano, jugué de los 9 a los 19 años y justo este año voy a mi primer Super Bowl a disfrutar de mi despedida de soltero con mis amigos, pues ya me caso en unas semanas.”

2.- “No voy a escondidas como lo hacen otros que luego se van a ver el baseball u otro evento sin avisar. Todos los gastos corren por mi cuenta, ya lo he dicho, yo no necesito vivir del erario, y dono el 100% de mi sueldo como servidor público.”

3.- “A los nuevoleoneses les gusta mucho el americano, sé que me encontraré a más de uno, allá nos vemos. Les estaré platicando de mi viaje como siempre lo hago.”

4.- “¡Vamos 49s!”

1.- Como funcionario público no nos interesa la niñez “americana” de Samuel. Nos interesan sus propuestas para mejorar la vida en comunidad, la vida pública de este país. Su despedida de soltero, otra más, no justifica su despedida de la primera sesión del Senado. Su boda, que se convertirá en un mitin político, tampoco. Sus pachangas privadas, menos.

2.- Pública o a escondidillas jamás una ausencia de la representatividad es argumento. Abandonó su responsabilidad como representante en el Senado de los nuevoleoneses. Aceptar o no aceptar o donar su sueldo es una mediocridad política porque, de igual forma, los ciudadanos desembolsamos esa lana.

3.- Sí, a los regios nos gusta el americano, muchos lo hemos practicado, como se practica en la UNAM y en el Poli. Nosotros somos los mejores con Borregos del Tec y con Tigres de la Uni.

4.- Yo le voy a Vaqueros, nunca a Acereros y “jamás de los jamases” a Patriotas. Entre Jefes y Gambusinos, pues 49ers…

Me corrijo: Samuel García confunde sus vicios públicos, su inasistencia al Senado, con pretendidas virtudes privadas. ¿Cómo quiere gobernar Nuevo León abofeteando a sus electores? ¿Renunciando a su representatividad política por pachangas privadas? ¿Habrá costo electoral para el senador? Sí, y no lo ha calculado-evaluado bien, aún…

By the way: Maxmordón, lo apunta bien Rogelio Villarreal en su columna publicada en Milenio, significa “Hombre de poca estima, tardo, pasmado y sin discurso”. O también significa “Hombre taimado y solapado”. ¿Cuál prefieres, Samuel?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.